:)

Opinión

La simulación de la SFP en Dos Bocas

Lourdes Mendoza da un recorrido por la “investigación” que abrió la ASF en el caso de influyentismo de Nahle

Publicado

on

No sé si se acuerden, pero en 2019 el Consorcio en el que se encontraba el Grupo Huerta Madre, perteneciente al empresario veracruzano Arturo Quintanilla Hayek, obtuvo un contrato por un monto cercano a los 5,000 mdp en obras referentes al acondicionamiento de terrenos para la Refinería de Dos Bocas, lo cual fue un escándalo por el que la secretaria de Energía, Rocío Nahle, tuvo que salir y reconocer que, como neoliberal influyentista, ah no perdón, como parte de la 4T influyentista tenía una relación cercana con el empresario Quintanilla.

Acto seguido, la Auditoría Superior de la Federación, la Secretaría de Energía y representantes de la filial de Pemex Transformación Industrial, y PTI-Infraestructura de Desarrollo, firmaron un Convenio para que la ASF revisara, de manera adelantada, el proyecto de la “Nueva Refinería en Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco… con el cual quesque refrendaban su compromiso con la transparencia y rendición de cuentas.

“DETALLES”

Aunque no están para saberlo, déjenme platicarles que el famoso “Convenio” ¡no lo encontraban en la ASF! No se me asusten, tras una búsqueda exhaustiva ya apareció (se vale llorar o reír). Así como lo están leyendo. ¿Cómo lo sé? Pues, porque pedí por transparencia a través de una Solicitud de Acceso a la Información referida a la Unidad de Transparencia de la ASF, el famoso Convenio” y se me informó que el documento no se encontraba en su archivo, por lo cual se sugería ser solicitado a la Unidad de Asuntos Jurídicos de dicha Dependencia, quienes después de una “exhaustiva y razonable búsqueda” localizaron el documento.

EL MEOLLO

Ahora bien y tras leer el famoso Convenio puedo asegurarles que es… lean al ritmo de Shakira:

“puro, puro chantaje

Puro, puro chantaje

Tú eres puro, puro chantaje

Puro, puro chantaje”

SÍ UNA FANTOCHERÍA, PUES..

Establece que la participación de la ASF NO será vinculante para ésta, ni constituye por ningún motivo un aval o confirmación en sí mismo de las actividades realizadas por Pemex durante la ejecución del proyecto ¡QUIHÚBOLES!

No existe obligación de informar a la sociedad!, ya que pactaron que la ASF “podrá” intervenir cuando lo estime oportuno y ¡solamente emitir sugerencias!, es decir, ¡nada de responsabilidades! así o más fantoches. Una ASF sin dientes, equivale a darle atole con el dedo al pueblo bueno y sabio.

Además, ahora, hay movimientos interesantes al interior de la ASF.

Sí, déjenme contarles que en particular, en la DGAIFF (Dirección General de Auditoría a Inversiones Físicas Federales), que es el área encargada de revisar, con personal especializado (ingenieros y arquitectos) las obras que se realizan con recursos federales, CASUALMENTE está acéfala desde el año pasado, cuando removieron a su titular, el ingeniero José Luis Nava Díaz, quien más tardó en regresar a la ASF, que en volver a salir (estuvo como seis meses en funciones, en 2019), ¡y así se fue, sin explicación alguna!

Interinamente se nombró, como encargada de despacho, a la ingeniera Annabel Quintero Molina, directora de área, quien fue rescatada e impuesta en la DGAIFF, en 2018, cuando la 4T la botó del cargo de titular de la Unidad de Control y Auditoría a Obra Pública (UCAOP) de la Secretaría de la Función Pública, ya que tenía como principal cualidad su cercanía con el PRI, e Irma Eréndira NO iba a permitir que las principales obras de infraestructura fueran auditadas por una priista, ¡faltaba más!

¡AGÁRRENSE!

Pues acaban de renunciar a la ingeniera Quintero, el pasado 15 de septiembre (con todo y grito), y ahora funge la economista Claudia M. Bazúa Witte para revisar las obras. Ojo, sin desdeñar su perfil, es entendida de las finanzas públicas, pero en cuanto a la revisión de obras, me dicen, no es lo suyo. Y mucho menos, en obras tan complejas de ingeniería, en donde una decisión técnica implica muchos recursos.

¿Será que 4T le hizo mano de puerco a David Colmenares para sacar a la ingeniera Quintero y poner a alguien sin el perfil, justo cuando empezará la revisión exhaustiva de sus “grandes obras”?

LEÍDO LO ANTERIOR…

Lo que sobran son preguntas tipo ¿Hasta dónde está involucrada Rocío Nahle y su compadre? ¿esto va de acuerdo con la estrategia anticorrupción del gobierno de AMLO?

P.D. Ninguna de las grandes petroleras del mundo como BP, Shell, Exxon-Mobil, Gazprom, están construyendo en este 2020 una refinería, al contrario las están rematando.

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Publicidad
Publicidad