:)

Opinión

#ElPersonaje | Emilio José Lozoya Thalmann: de tal palo tal astilla

Analizar la historia de Emilio Ricardo Lozoya Austin, que comprende relaciones que tenía su papá y su abuelo, explica la situación actual del exdirector de Pemex

Publicado

on

Algo que brinca siempre cuando se trata del asunto de Emilio Ricardo Lozoya Austin es el por qué. ¿Por qué es tan protegido?, ¿por qué tiene tanta influencia?, ¿por qué llegó a ser director de la paraestatal?, ¿por qué goza de tantos privilegios aún cuando se han probado sus mentiras?, entre otras más. Efectivamente, está todo muy extraño y, a lo mejor, la respuesta la tenemos enfrente de nosotros y sólo es cuestión de analizarlo a fondo: el papá. EMILIO JOSÉ LOZOYA THALMANN, quizá es la respuesta.

¿De dónde salió?

Emilio José Lozoya Thalmann, hijo del doctor general Jesús Lozoya Solís, un importante cirujano pediatra, político, militar y empresario mexicano, quien durante algún tiempo fungió como gobernador interino del estado de Chihuahua.

Jesús Lozoya Solís fue un pediatra muy reconocido, fue pionero en la elaboración de vacunas infantiles en México y durante la década de los 50, sus laboratorios Infan, S.A., y Umesa, coadyuvaron junto con el Gobierno Federal a organizar campañas de vacunación masiva, ¿relevante? Claro que sí, pues antes de eso, Lozoya Solís tuvo su primer contacto con los Generales Manuel Camacho López, padre de Manuel Camacho Solís y Manuel de Gortari Carbajal, tío de Carlos, Raúl, Margarita, Enrique y Adriana Salinas de Gortari. Tan buena relación mantuvo que, el General Jesús Lozoya Solís, se convirtió en médico de cabecera y confidente de la familia Salinas. Y sí, aquí comienza la historia de las relaciones…

Los estudios y las relaciones que formó:

Lozoya Thalmann fue egresado de la UNAM en 1970 como licenciado en Economía. Posteriormente, continuó sus estudios en Estados Unidos, primero una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Columbia y luego una segunda maestría en Administración Pública de la Universidad de Harvard.

En la UNAM, conoce a Carlos Salinas de Gortari ambos estudiantes en la Facultad de Economía, pero no solo eso, se juntan en un grupo cuatro más: Manuel Camacho Solís, José Francisco Ruiz Massieu, Alberto Anaya y Hugo Andrés Araujo, obviamente junto con Carlos Salinas de Gortari y Emilio Lozoya Thalmann.

Lozoya Thalmann y Salinas de Gortari, se llevaban tan bien que se volvieron mejores amigos desde los 70 y socios desde hacía más de una década. Con decirles que decidieron vivir uno cerca del otro, echaban viajes justos e incluso, el expresidente Carlos Salinas se convirtió padrino de bautizo de Jesús Javier Lozoya Austin, hermano de Emilio.

Historia política

En aquellos tiempos estudiar en la UNAM iba de la mano con ansiar un puesto político, o incluso alguna afiliación, y aunque no estén para saberlo, les cuento que justo cuando Lozoya Thalmann estudiaba ahí, la directora de su facultad era la cofundadora del Frente Nacional del Partido Revolucionario Institucional, Ifigenia Martínez Hernández. Así, cómo lo están leyendo. Se llevaban tan bien, que ella hablaba maravillas del hoy papá de Milo.

Además, cómo dejar de destacar que, Camacho Solís y Lozoya Thalmann, comenzaron a militar en el Sector Juvenil del PRI al mismo tiempo…

En aquellos tiempos, se dice, que nace el grupo de “Los Toficos”, integrado por CSG, Lozoya Thalmann y Camacho, el compromiso era trabajar para llegar a la presidencia y quien primero lograra la candidatura sería apoyado por TODOS.

Y dos décadas después, se les cumplió el sueño cuando en 1988 Carlos Salinas de Gortari ascendió y lo nombraron Presidente.

Reza el dicho: amistad por interés, hoy es; mañana, no se sabe.

Cuando Salinas de Gortari sube a la presidencia, Lozoya Thalmann empezó a introducirse en puestos más altos: primero fue director general del ISSSTE, luego secretario de Energía, cargo que concluyó con el sexenio de su amigo.

Todos estos años de amistad se friccionaron en 1994 cuando Emilio Lozoya Thalmann aún era funcionario en el sexenio de Salinas. Dichos desencuentros derivaron del rompimiento entre ambos. ¿Qué pasó? Como todo, no se tiene una sola versión, pero el meollo tenía que ver con Pemex.

Finalmente, a pesar de este rompimiento, tenían algo en común: contactos y relaciones políticas sumamente importantes y que influyen a la fecha.

Grandes relaciones también creo don Emilio, con Jorge Carrillo Olea, sí, el mismo que entre otras organizaciones de seguridad creo el Cisen. Así cómo, con el general Juan Arévalo Gardoqui, secretario de Defensa entre 1982 y 1988 durante el Gobierno de Miguel de la Madrid.

Nada es para siempre

El primer rompimiento de este grupo se dio cuando Salinas decide hacer candidato a Colosio y no a Camacho y éste se siente traicionado. Lozoya, como ya lo escribí, terminó el sexenio siendo secretario de Energía.

Pero es por todos conocido que la relación de Thalmann y Salinas no es la mejor desde hace muchos años, luego entonces, seguro fue por mera casualidad que en la denuncia de Lozoya Austin incluyera a Salinas. O habría recibido instrucciones desde arriba, sí, obvio, de arriba en su árbol genealógico?

Pero además, lo hizo fatal, pues lo puso ¡cómo un pésimo gestor de los panistas! Pues pedir que recibiera a sus hijos NO es un delito, ya que él NO era su jefe. Pero bueno… ¡mega chafa!

AHMSA y Agro Nitrogenados

¿Sabían que AHMSA y Agro Nitrogenados fueron privatizadas en el sexenio de Salinas? y que en el 2014 fue cuando el Estado, por Milo, recompró Agro Nitrogenados a sobreprecio?

Así pues, por casualidad tanto Lozoya Thalmann como su hijo Milo compartieron, pero en periodos distintos: Ahmsa y Agro Nitrogenados, y no en el buen sentido.

Actualmente…

Si bien es cierto, en los audios se escucha un tono servil del economista Lozoya Thalmann al hablar con Gertz Manero, pero: ¿en realidad creen que ese tono haya sido por mentecato? Evidentemente no. Tras los estudios, cargos políticos, relaciones políticas, amistades y familia influyente e inteligencia del señor Emilio Lozoya Thalmann, se puede decir indudablemente que ese tono servil está detrás de un perverso, no un tonto.

Ahora bien, ¿cómo se pudo infiltrar una llamada telefónica con el Fiscal y el papá de un delincuente?, ¿cuál era la finalidad?, ¿por qué ahorita?, ¿qué pasó o cambió?, ¿era una venganza por tener a su Milo tras las rejas?

Aquí todo esta muy raro porque, por un lado, el tono reverencial que ocupa Thalmann con el fiscal al decirle que no tenía idea del trámite de dichas demandas de amparo porque “supuestamente” sus entonces abogados los Coello Trejo se habían adelantado, pero los Coello Trejo, con pruebas en mano enseñan los amparos firmados por Lozoya Thalmann y su otro hijo.

Además, que poco agradecido fue pues, los Coello le cuidaron a su hija en su casa para no ser aprehendida. Iguales de soberbios, sin palabra y de mentirosos salieron el padre y el hijo o cómo diría le dicho de tal palo tal astilla.

Como ha dicho Coello Trejo, para acusar hay que probar… No cabe duda que la educación se mama en casa.

____________________________________________________

La columna se publicó originalmente en Expansión reproducida aquí con permiso de la autora.

Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES DEL DÍA POR WHATSAPP; MANDA LA PALABRA ‘ALTA’ AL DARLE CLIC AQUÍ