Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Entre Enrique Peña Nieto y Emilio Lozoya…

¡Agárrese de su asiento! En la Sobremesa de este viernes Lourdes Mendoza te trae todo lo que hubo detrás del último video de Peña Nieto y Tania Ruiz…

Foto: Especial

El cuerpo lo sabe, hoy ya es viernes, y qué mejor que leer esta Sobremesa con una buena taza de café. Ayer, no me dejarán mentir, las redes y las sobremesas estallaron al ver a nuestro expresidente EPN bailar con el ritmo de los grandiosos, por decir lo menos, Ángeles Azules, y, sin duda, el premio de la mejor parodia se lo llevó, para no variar y perder la costumbre, Carlitos Chavira.

¿No lo vio? No se preocupe, métase a Twitter y busque @CarlosChaviraTV y reirá a más no poder. Dicho lo anterior, más bien habido leído lo anterior, les cuento que la mujer con la que baila EPN y que todo el mundo se ha preguntado quién es, es ni más ni menos que –redoble de tambores– ¡LadyBrasil! ¿Quién? Sí, Jacqueline Tostado, la modelo que desfiló en los Juegos Olímpicos de Brasil, sin ser atleta, y de quien se decía que era la pareja sentimental de Alfredo Castillo, en esos momentos director de la Conade, y de otro subsecretario de Gobernación, cuyo apellido comenzaba con Ch y terminaba con ao.

¡Así cómo lo están leyendo! La primera comunión en la que vivimos la felicidad y miel que derrocha EPN junto con Tania, fue en el Lienzo Charro del Pedregal, el sábado pasado.

Y ya que hablo de EPN, qué les cuento, que me dicen mis infiltrados que el señor Emilio Lozoya anda en Alemania y no resguardado en la embajada mexicana, una de las más bonitas de México en el mundo, a cargo de Rogelio Granguillhome, sino escondido por ahí. La razón de que escogiera Alemania es que su esposa es de allá, luego entonces, Lozoya podría tener la nacionalidad, y al parecer la nacionalidad alemana es la que más protección otorga en casos de extradición. El pero es que el sr. Lozoya NO leyó las letras chiquitas, pues, de acuerdo con los expertos, esto no sucede, no habría defensa a capa y espada con los naturalizados como él. O bien, que dicho país no quiera aventarse la bomba de proteger a un supuesto delincuente. Luego entonces, si lo que pensó era que la Interpol lo podría encarcelar, pero de que Alemania nos lo entregará, nanai, es igual de naive que pensar que nuestra selección le metiera 7 – 0 a la Alemana, un domingo cualquiera.

Por cierto, para los que digan que Emilio Lozoya no usaba el helicóptero de Pemex como taxi, les cuento que en el funeral de la madre Q.E.P.D. de Juan José Guerra Abud, entonces secretario de Semarnat, el único funcionario que llegó en helicóptero a Toluca y por la noche, fue Lozoya. Siendo aún más explícita, vamos, ni Peña Nieto lo hizo, llegó por tierra. Ah, y para ponerle más sabor a la nota, o, como dirían las abuelitas, limón a la herida, ¿a qué hangar creen que llegó? Piénsele, tiene unos 10 segundos… Sí, le atinó, a Eolo de Juan Armando Hinojosa. Sí, aquí también le atinó, el de la Casa Blanca de Gaviota.

El que se quema con leche, hasta al jocoque le sopla. El senador Salomón Jara fue de los tres primeros en votar la aprobación del T-MEC, ¡no le fuera a pasar lo que con la Reforma Educativa que su ausencia impidió su aprobación a tiempo! El mismo que en su cuenta de Twitter presumió haber acabado con el CPTM, asegurando que actuaba más como ente privado que como institución pública. Que durante años despilfarró recursos en espectáculos como la NFL, la Fórmula 1 y el Circo del Sol (se refería, me imagino, al Cirque du Soleil). Ni hablar, hay maderas que nomás no agarran el barniz. Qué pena.

¿Quién es el culpable?

Si ustedes como yo no son millennials, seguro jugaron en compañía de su familia y amigos un sinfín de veces el juego de mesa “¿Quién es el culpable?” La razón de traer a colación este recuerdo es porque no logro entender cómo en plena austeridad republicana de la 4T, a este Mercedes Benz placas 319-XEV, ¡tres motos van abriéndole paso en todos los cruces! Ojo, uno de los policías traía un uniforme de la CDMX y los dos otros de la Policía Federal. El culpable será: ¿un político, un empresario o un familiar encumbrado?

Lee la columna completa aquí |

 

ES DE INTERÉS |

Esto sí es un complot