Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Otro desastre en Santa Lucía

El 25 de marzo le hice la primera entrega (esta es la sexta) donde le he contado desde cómo engañan al Presidente…

Foto: Twitter

El 25 de marzo le hice la primera entrega (esta es la sexta) donde le he contado desde cómo engañan al Presidente hasta el vía crucis que tiene que pasar para llegar a Santa Lucía, y no crea que es nomás porque está más lejos que ir a bailar a Chalma, sino por toda la tramitología que tuve que hacer para poder conocer los contratos que se firmaron por adjudicación directa, léase sin concurso, con los franceses Navblue y Aeropuertos de París, para estudios sobre lo que será el fallido aeropuerto en nuestra base aérea militar.

En resumidas cuentas, luego de ciento sesenta y tantos días, ya tengo en mis manos una copia de los tres contratos (aunque incompletos porque me los mandaron sin anexos), donde, no importando lo que estén escondiendo, le puedo contar el cúmulo de taches que ya podemos ir poniendo.

Ojo, aunque los temas aeroportuarios y de espacio aéreo están en la cancha de la SCT, de Javier Jiménez Espriú, Sedena es quien realizó los contratos.

Contrato 1: “Estudio de Aeronavegabilidad y de Operaciones Simultáneas AICM-Santa Lucía-Toluca”, adjudicado (acuérdese que sin concurso) a Navblue Sas y comprende: Factibilidad, Viabilidad, Seguridad Operacional, y Diseño para la Aeronavegabilidad de Operaciones Simultáneas AICM-Santa Lucía-Toluca. Costará, obvio a los mexicanos, 6 millones 164 mil 872 dólares. Además, déjenme contarles que en el contrato “se les olvidó” poner la fecha en que lo firmaron, pero por el contenido se sabe que no fue antes de marzo. ¿Y el cronograma de actividades? ¿Qué creen?, no me lo quisieron dar.

Ojo, el 28 de febrero les reseñé que el secretario Jiménez Espriú declaró públicamente que NavBlue ya estaba trabajando esto, pero que al pedirles los contratos me contestaron que NO existían. Ahora que “ya aparecieron”, me pregunto: ¿será qué los franceses estaban chambeando sin contrato? ¿Qué dirá la tapadera de la Secretaría de la Dis–Función Pública? ¿Que ellos tienen otros datos? Es pregunta.

Por cierto, en este contrato además me llamó la atención que el proveedor tiene prohibido ceder el contrato a otras personas. Peeero sí le permite subcontratar total o parcialmente los servicios. ¿Cómo ven? ¿Permiso para contratar a otros? ¿Tipo OHL en los tiempos de José Andrés de Oteyza? Es otra pregunta.

Contrato 2: “Estudio de Orografía” para identificar obstáculos, adjudicado también a Navblue Sas, una subsidiaria de Airbus, por 187 mil dólares. El estudio habría iniciado supuestamente el 12 de abril, pero su duración es un misterio, pues señala que su implementación será basada en un cronograma que, ¿qué cree?, tampoco me entregaron. ¡Se supone que aquí debería salir el cerro que se les olvidó!

Contrato 3: El Desarrollo del Plan Maestro y Asistencia Técnica para la construcción del Aeropuerto Mixto Militar/Civil Internacional de Santa Lucía, que se está haciendo supuestamente desde el 18 de marzo y le pusieron duración al contrato de 15 meses para terminar el 18 de junio de 2020. O sea, que si acaban en 2020, ¿a poco estaría el aeropuerto en el 2021 como nos dicen? ¡Obvio no!

Pero esto no es todo, súmele que se hizo el contrato (igualito sin concurso) para ADP Ingénierie, por un 1 millón 979 mil 300 euros, de los cuales sólo 798 mil son para el Plan Maestro, o sea lo más importante, y un millón 181 mil 300, para “Asistencia Técnica”. ¿Más caro el caldo que las albóndigas?

Otro aspecto “muy curioso” de estos contratos es que pactaron confidencialidad para no divulgar por medio de publicaciones, conferencias, informes o cualesquiera otra forma o medio, ni transmitir a terceros la información y resultados obtenidos de los servicios. ¡En la torre! ¿A poco esto de Santa Lucía no está en el foco nacional e internacional? Ésta sólo es otra pregunta más.

Dicho lo anterior, los que acusan al gobierno de EPN de corrupto, y no digo que no, se están comportando… (complete la frase). Así que temo decepcionarlo, pero será muy difícil conocer cómo, en qué y para qué habremos de pagar más de 160 millones de pesos en estudios contratados a la vieja usanza (por no decirlo de otra forma). Así que como diría la canción: ¿y todo para qué? Pues para sumarle al derroche, pues lo gastado, nomás para dimensionarlo, ya nos costó mucho más de lo que AMLO recuperó en su tianguis mañanero de coches fifís del gobierno. Y el premio es: para el desastre. ¡Quihúboles!

¿Pero qué creen? Esto se pone todavía mejor.

Resulta que el lunes pasado, Jiménez Espriú declaró que los estudios del espacio aéreo y el plan maestro de Santa Lucía ya están. ¿O sea cómo?

A ver, va de nuevo, megaresumen:

En febrero, el secretario dijo que ya estaban trabajando con NavBlue, pero los contratos se hicieron hasta marzo. ¿Trabajaban sin contrato?

Pero lo más fuerte. ¿Diseñarán un nuevo aeropuerto, incluyendo su espacio aéreo, en sólo cuatro meses? ¡Para récord mundial!

El contrato del plan maestro dice, y le repito lo tengo en mis manos, que esos trabajos se harían en 15 meses, empezando el 18 de marzo pasado, o sea que acabarían hasta junio de 2020.

Pero ahora, ¡por obra de magia del Espíritu Santo ya acabaron!

Sobremesas dedicadas al caso

25/MZO/2019 ¿Engañaron al presidente?

29/ABR/2019 Presidente, le siguen mintiendo

10/JUN/2019 Los fracasos aéreos de la SCT

17/JUN/2019 NAIM, Santa Lucía o incertidumbre

01/JUL/2019 La respuesta sin respuesta sobre Santa Lucía

Consulta la columna completa de Lourdes Mendoza en El Financiero

| CONTINÚA LEYENDO

Los millones de Caja Libertad