:)

Opinión

Refinería Dos Bocas: ¿Qué dirá la historia?

Que alguien me explique, si puede ser la ingeniera y secretaria de Energía, Rocío Nahle, mejor

Publicado

on

Foto: Especial

Que alguien me explique, si puede ser la ingeniera y secretaria de Energía, Rocío Nahle, mejor. ¿Por qué su capricho, ah no, ¡perdón! su refinería, se inunda solita y el NAIM, aunque lo han intentado en la 4T, no lo han logrado?

Por lo que, sería bueno que en la Cámara de Diputados y en el Senado, llamen a comparecer a los ingenieros y proyectistas del NAIM para que nos lo expliquen, ¿o no?

Dijeron que Texcoco se inundaba y hoy en día SÓLO tiene el excedente natural por las lluvias, pero Dos Bocas, que está en plena construcción y con el bombeo que debería tener cualquier obra, está prácticamente bajo el agua. ¿Alguien se atreve a decirle al Presidente que las refinerías submarinas no existen? O ¿Nahle le mentirá una vez más? Pues cómo olvidar cuando, en plena mañanera, aseguró que los miembros de la OPEP le habían aplaudido por su desempeño. Y entonces mejoró, pues dijo que la refinería “¡se seca en media hora!”.

Por cierto, en mi columna del 29 de abril del 2019 titulada “Presidente, le siguen mintiendo” https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/lourdes-mendoza/presidente-le-siguen-mintiendo documenté que Sedena, Seneam, Presidencia, SCT y el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, me habían contestado que los contratos con NavBlue de Airbus para hacer los estudios para construir Santa Lucía ¡no existían! de acuerdo con el INAI.

Además, también escribí, “La refinería tiene un suelo pantanoso, más difícil que el NAIM (será en Tabasco) tiene mucho potencial para inundarse, al estar cerca de una curva del Grijalva; o salvan Villahermosa o salvan la refinería. Está pegada al mar, es importante considerar el cambio climático y los tsunamis. ¿Qué pensará el mundo? Nosotros tenemos 6 o 7 refinerías trabajando al 30 por ciento de su capacidad y un AICM saturado con 70 años de antigüedad.

Hoy comienza Santa Lucía…

Obras aeropuerto Texcoco Especial

EN ESTE MOMENTO…

Dos de las tres obras insignia de este sexenio literalmente están “haciendo agua”. Dos Bocas, el capricho de Nahle, se inundó y según ella ¡ya se secó! Santa Lucía se sigue construyendo también por el capricho en su momento de Rioboó y Jiménez Espriú, sin contar con las autorizaciones pertinentes, y sin un proyecto ejecutivo al 100. El NAIM lo cancelaron quesque por corrupción, pero hasta hoy no hay ni media denuncia en contra de nadie.

¿CÓMO SE JUZGARÁ ESTO EN EL 2025?

¿Como un error? ¿Como daño al erario? O ¿simplemente como unas decisiónes que se tomaron por capricho y por un manotazo político, sin importar cuánto dinero y empleos se perderían?

Así pues, la pregunta es: ¿qué dirá la historia?

Lee la columna completa de Lourdes Mendoza en El Financiero

Publicidad
Publicidad