:)

Política

México se prepara para el regreso cuando aún no acaba la pesadilla: El País

Apunta que podría ser el único país del mundo que inicia una desescalada cuando aún la curva no ha alcanzado su máximo

Publicado

on

Foto: ALFREDO ESTRELLA / AFP

Con 9 mil 930 muertes acumuladas y casi 17 mil casos nuevos en los últimos 14 días México diseña la estrategia para reanudar la vida económica, laboral, escolar y social, a la par que muestra un mapa teñido de rojo, color del máximo riesgo. Así es como México“inicia la vuelta a la normalidad más confusa”, señala el diario El País.

A los deudos no les interesa el Tren Maya o la Refinería del Presidente, acusa y mientras AMLO ya anuncia giras por el país para dar banderazo a sus proyectos emblema, México se prepara para un regreso a la normalidad cuando “aún no se ha acabado la pesadilla”.

En una nota publicada este lunes apuntó “resulta que el número de muertes que lamentaban cada día no era solo el de las últimas 24 horas, sino otras muchas ocurridas días y meses antes cuyo registro se había atascado”, ante ello cuestiona, quién podría afirmar que los 151 fallecimientos registrados el domingo no se convertirán en 300 cuando se dispongan de los datos completos.

En este sentido, afirma que nadie sabe con certeza si la curva epidémica está realmente aplanada o no, y en qué medida han crecido los contagios y muertes en el país, y precisa: si hay que esperar un mes para tener resultados de las pruebas para detectar el coronavirus, que tardan comúnmente entre 24 y 72 horas, “algo no funciona correctamente”.

Expertos como el infectólogo de la Universidad de Guadalajara Héctor Raúl Pérez Gómez opinan que el programa de expansión hospitalaria emprendido por México ha sido una urna estrategia pues parte de los hospitales tienen aún margen para atender a los enfermos críticos.

Apunta que México podría ser el único país del mundo que inicia una desescalada cuando aún la curva no ha alcanzado su máximo y cuando el subsecretario de salud Hugo López Gatell sigue enfatizando “Hoy no se acaba la epidemia. El peligro persiste en toda la República”.

“Entonces, ¿por qué están ya con las medidas de desconfinamiento? Quizá de aquí a unas semanas no se distinga un rebrote de la pandemia de su curso original”, inquiere El País.

Recuerda que para avanzar el desconfinamiento, México puso en marcha un semáforo de 4 colores que determinará la intensidad de la pandemia atendiendo cuatro criterios: el número de muertes y de contagios, las hospitalizaciones y la saturación de las camas para enfermos críticos de covid-19.

En los dos primeros casos, subraya, dichos parámetros son hoy de difícil medición pues tienen rezago.Tampoco el comportamiento diario de los contagios es fiable, porque se mide según fecha de inicio de síntomas, pero ¿cuántas personas tienen ahora mismo inicio de síntomas y no han acudido a un médico?

Acusa que México ha desentendido el mandato de la OMS de hacer pruebas masivas para vigilar la marcha del virus.

“De este modo, el número de contagios sigue siendo uno de los grandes agujeros en la información federal“, refiere el diario españo.

También el uso de mascarillas para protegerse ha sido errático, y aunque la OMS y el gobierno de México se mostraron contrarios al inicio de la pandemia pues “solo sirve para quienes están enfermos”, cómo saber cuántos lo están y no lo saben.

Además, El País señala que la economía y la política están siendo malas consejeras en la pandemia. Tan solo en la Ciudad de México, la más densamente poblada y más afectada, muchos negocios se negaron a cerrar y muchos no lo hicieron, lo mismo pasó con unas empresas, mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador repetía “Nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”.

“El presidente se ha resistido a aceptar que una pandemia de consecuencias trágicas se ha cruzado en el camino de su mandato. Que la crisis requiere medidas económicas que muchos le reclaman para salvar el tejido productivo y poner vendas donde ya hay heridas”, apuntó.

(Con información de El País). DA

Publicidad
Publicidad