:)

Política

Esto es lo que se sabe sobre la hepatitis infantil que preocupa al mundo

En las últimas semanas, autoridades sanitarias del mundo prendieron alertas después de que se detectaron casos de hepatitis infantil de origen desconocido

Publicado

on

La Organización Mundial de Salud clasifica a la hepatitis como una enfermedad que provoca la inflamación del hígado que puede causar una serie de problemas de salud y puede ser mortal. Las cinco cepas principales del virus de la hepatitis son las de los tipos A, B, C, D, y E.

En las últimas semanas, autoridades sanitarias del mundo prendieron alertas después de que se detectaron casos de hepatitis infantil de origen desconocido. 

Aunque los primeros casos fueron detectados en el Reino Unido, la enfermedad se propagó, rápidamente, en el mundo. Y aún no está claro cómo fue que surgió esta enfermedad recientemente.

De acuerdo a la OMS, hasta la semana pasada, se tienen registrados 348 casos probables de la misteriosa variante de hepatitis que afecta especialmente a niños y por la cual se aceleraron los estudios sobre su posible vinculación con el adenovirus y la infección por covid-19.

Hepatitis tipos A, B, C, D, y E.

De acuerdo a la OMS las diferencias en aspectos importantes en torno a la hepatitis, es en los modos de transmisión, la gravedad de la enfermedad, la distribución geográfica y los métodos de prevención:  A, B y C pueden incluir fiebre, malestar, pérdida del apetito, diarrea, náuseas, malestar abdominal, orina oscura e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular)

Los tipos B y C provocan enfermedad crónica en cientos de millones de personas y, en su conjunto, son la causa más común de defunciones relacionadas con cirrosis hepática, cáncer y hepatitis viral.

“La hepatitis D solo se desarrolla en personas infectadas previamente con hepatitis B; no obstante, la infección doble con los tipos B y D puede desarrollar una forma más grave y dar lugar a peores resultados sanitarios, entre ellos una evolución más rápida de la cirrosis. El desarrollo de hepatitis D crónica es raro”, señala la OMS. 

El tipo E comienza con fiebre leve, disminución del apetito, náuseas y vómitos durante varios días. También se puede presentar dolor abdominal, escozor (sin lesiones cutáneas), erupción en la piel o dolor articular. Se pueden experimentar ictericia, orina oscura y heces pálidas, así como un hígado levemente agrandado y blando (hepatomegalia) y, en ocasiones, insuficiencia hepática aguda.

Los nuevos síntomas 

Aunque los síntomas no varían en relación con la hepatitis ya conocida, aunque hay algunos padecimientos menos comunes entre los infantes que se han visto afectados:

  • Vómito
  • Diarrea
  • Fiebre
  • Dolor abdominal
  • Cansancio
  • Color amarillento en ojos
  • Color amarillento en piel
  • Pérdida de apetito

¿Cómo se contagia?

Se desconoce si el contagio se realiza de manera ambiental, una de las teorías señala que se trata de un adenovirus que puede derivar a la aparición de los síntomas y posteriormente la inflamación del hígado.

Por otro lado, especialistas han señalado que no existe la transmisión entre familias, pero hasta el momento no hay nada en concreto.

Forma de tratamiento

Lo primero que se debe hacer es acudir a un médico para que pueda atender los primeros padecimientos como fiebre y cansancio o tratar de estabilizar al paciente en caso de que se agrave la situación. En algunos casos puede requerir hospitalización.

Primeras apariciones en México 

La Secretaría de Salud de Nuevo León reportó cuatro casos de hepatitis infantil aguda.  La titular de la dependencia, Ana Rosa Marroquín Escamilla, indicó que los casos están siendo monitoreados para ver la evolución de los niños, quienes se encuentran estables.

El subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, recomendó que los menores del país mantuvieran un esquema completo de vacunación, misma que contiene la aplicación de biológicos preventivos contra las variantes de la enfermedad.

Vacuna en México

En México se vacuna principalmente contra la hepatitis B. En el esquema de vacunación se aplican tres dosis contra la enfermedad: en la semana de nacimiento, a los dos meses y al medio año de haber nacido. Solo en el caso de niños en grupos de riesgo se aplica una dosis a los cuatro meses de nacimiento.

La vacuna contra la hepatitis B también es efectiva contra la hepatitis D. Al formar parte del esquema de vacunación este biológico puede ser aplicado en centros de salud.La vacuna contra la hepatitis B ofrece un 95 por ciento de efectividad frente a contagios, mientras que la de la variante A cubre casi el 100 por ciento de riesgos.

La OMS fue informada por primera vez el 5 de abril de 10 casos en Escocia detectados en niños menores de 10 años. RB

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES DEL DÍA POR WHATSAPP; MANDA LA PALABRA ‘ALTA’ AL DARLE CLIC AQUÍ