:)

Política

“Feminizar el poder”, la apuesta de las Rebeldes con Causa

Lorena Villavicencio, Laura Rojas, Martha Tagle y Verónica Juárez ven en la nueva legislatura no solo una ausencia de articulación, sino de propuestas y conciencia de género

Publicado

on

Con el llamado a feminizar el poder, las “Rebeldes con Causa”: Lorena Villavicencio, Laura Rojas, Martha Tagle y Verónica Juárez, convocaron a las legisladoras a adoptar una postura más allá de partidismos, articulada y comprometida con las mujeres y niñas que representan, reflexionando que lo que se requiere es transformar el poder y terminar con la cadena de complicidad que hay entre hombres.

En entrevista con la periodista Lourdes Mendoza, estas mujeres, que formaron parte de la LXIV Legislatura, ven en la nueva ‘generación’ no solo una ausencia de articulación, sino de propuestas y conciencia de género.

Critican el que ni legisladores, ni legisladoras hayan honrado el principio de la paridad, no como una medida que surgió de una tendencia mundial, sino producto de una lucha permanente a partir de una expectativa de que la participación política de las mujeres implicaría una transformación social y cultural de las mujeres en todo el país, garantizando el ejercicio pleno de sus derechos”.

Con una postura efervescente, la morenista Lorena Villavicencio no duda al cuestionar el para qué de un congreso paritario, sin parangón en la historia del país, cuando la fuerza femenina está supeditada, no solo al timón de los hombres en la legislatura, sino a su propio estigma.

“Las mujeres ya no queremos solo incidir, sino decidir y estamos preparadas para hacerlo”, comentó.

La también abogada por la UNAM asegura que la rebeldía se debe manifestar incluso por encima de las diferencias partidistas, en especial si es favor de la igualdad sustantiva y la erradicación de la violencia que permea el país.

Comentó que para “feminizar el poder” se necesita de personas comprometidas con el ejercicio pleno de todas la mujeres y niñas del país, quienes son además, el grupo poblacional mayoritario.

De su lado, la exdiputada de Movimiento Ciudadano, Martha Tagle, acentuó la necesidad de buscar el que las mujeres que lleguen a cualquier cargo tengan el poder para transformar la vida de las otras.

“Somos rebeldes con causa para transformar el poder, pues creemos que la llegada de las mujeres a los espacios de decisiones públicas que lleguen deben transformar sino no sirve para nada”.

Por su parte, la panista Laura Rojas, expresidenta de la Cámara de Diputados, coincidió en que incluso desde antes que empezara la nueva legislatura se viene advirtiendo que no se ve a las legisladoras articuladas ni siquiera para pelear la presidencia de las Comisiones o el tener mayor representación en la Jucopo y en la Mesa directiva.

Denunció que la violencia política se encuentra desde el propio interior de los partidos políticos, pues al final del día los hombres son los que siguen decidiendo quienes van a ser candidatas y no dejan ejercer el cargo libremente.

“Si tú quieres ser candidata te tiene que validar un hombre”, remarcó y dijo que por eso se explica que muchas mujeres “sigan siendo disciplinadas al interior de los partidos, porque de eso depende su subsistencia política”.

Para ella uno de los grandes pendientes es ganar no solo la posición política sino también el poder para poder tener autonomía sin que eso pase al costo.

Esto fue reafirmado por Villavicencio quien reconoció que sí existe un monopolio de la patente de exclusividad de las candidaturas, por lo que aconsejó que de entada se deben garantizar la paridad en los propios partidos, además de la representación en cargos públicos.

“Tenemos que romper el patriarcado que se expresa claramente en los partidos políticos. También tenemos que tener mujeres al frente de los partidos, que estén comprometidas con romper este tipo de cotos de poder que nos han limitado las participaciones”, agregó.

Al respecto, la perredista Verónica Juárez lamentóque se esté perdiendo una oportunidad histórica para que las mujeres hagan valer la paridad que hay en San Lázaro, considerando que nada nos debería de dividir ni estar más allá de exigir la garantía de nuestros derechos.

“Alcanzamos la paridad numérica y ahora tenemos que luchar para que esa paridad cuente; cumplimos lo cuantitativo y ahora hay que ver cómo logramos lo cualitativo”, espetó.

En esto, Laura Rojas concordó en que de nada sirve la paridad si las 250 legisladoras no se ven como una fuerza que puede poner sobre la mesa cualquier agenda de género y suscitar los cambios legislativos necesarios en favor de las millones de mujeres que representan.

La exdiputada reconoció que no le sorprende que San Lázaro esté plagado de puros coordinadores, sino la falta de articulación de las mujeres que tienen en sus hombros la responsabilidad del curul que ocupan y para el cual fueron electas.

Al recordar que la violencia política empieza desde los propios partidos, donde se definen las candidaturas y se reduce a aquellas mujeres cuyas opiniones resultan incómodos, Rojas llamó a influir desde la base de los institutos políticos.

Política tributaria con perspectiva de género

Las Rebeldes, que en su momento lograron modificaciones importantes para que el presupuesto colocara a las mujeres en el centro para el ejercicio de sus derechos políticos, ven con preocupación un abandono hacia ellas.

Por encima de lo que calificó como un “lamentable espectáculo” que se vio durante la aprobación del Presupuesto de Egresos 2022, Lorena Villavicencio afirma que persiste una falta de entendimiento de lo que significa la división de poderes y no fue la única al lamentar que la Cámara de Diputados claudicara ante sus propias atribuciones en torno al PEF al señalar que las mujeres no son una prioridad.

Martha Tagle estimó que el gasto debe tener una perspectiva de género, porque, explicó, no es lo mismo invertir para todos los ancianos que en aquellas mujeres que llegan a la adultez en otras condiciones, sin protección social, sin pensión, ganado menos, etc.

“Los impuestos nos están costando más a las mujeres que a los hombres”, manifestó.

Verónica Juárez planteó que los feminicidios deberían ser un motivo suficiente para que las mujeres estemos unidas en torno a lo que se requiere para combatir este lado extremo de la violencia, a la par que condenó el que no exista una política transversal presupuestaria que incluya la prevención, el combate y sanción a dicho delito.

Sobre el tema, advirtió que temas de violencia se quieren normalizar desde la propia presidencia y se invisibiliza con ello a las mujeres.