:)

Política

Fideicomiso de los Legionarios “nunca se ha usado para invertir fondos”, aclara la orden

La Congregación se deslindó de dos de los tres fideicomisos que se les atribuyen en los Panama Papers

Publicado

on

legionarios de cristo

Al asegurar que todos sus recursos son administrados cumpliendo las leyes de cada país en donde tienen presencia, los Legionarios de Cristo aclararon que de los fideicomisos que se les atribuyen en los Panama Papers, tan sólo uno de ellos pertenece a la Congregación y los otros dos pertenecen a uno de sus integrantes y no es controlado por ellos.

Mediante un comunicado, la asociación religiosa detalló que en el caso del fideicomiso Retirement and Medical Charitable Trust (RMCT), este es de orden caritativo y nunca se ha usado para invertir fondos.

El pronunciamiento llega luego de que se diera a conocer una investigación internacional en torno a una serie de personas físicas y morales con cuentas en paraísos fiscales, en la cual la congregación fue señalada de poseer otros dos fideicomisos además del RMCT: Salus Trust y AlfaOmega Trust.

Al respecto, los legionarios apuntaron que ellos nunca controlaron ni fondos, ni términos, ni operaciones o inversiones de estos dos fideicomisos; además de que no determinan en modo alguno el destino de los recursos de los mismos.

Insistieron en que el único fideicomiso de su propiedad es Retirement and Medical Charitable Trust (RMCT), el cual fue constituido en 2010 para recibir y distribuir donativos destinados a cubrir gastos a favor de sacerdotes y personas consagradas ancianos y enfermos o a otros fines religiosos, caritativos y educativos.

También refirieron que el RMCT no conserva patrimonio y carece de activos más allá de lo que se requiere para cubrir gastos con su operación; además de subrayar que los donativos obtenidos por este fideicomiso ya fueron destinados conforme a los fines establecidos y mencionados anteriormente.

Sobre Salus Trust y AlfaOmega Trust, los Legionarios de Cristo revelaron que en 2011 un sacerdote de la orden y miembros de su familia establecieron estos dos “fideicomisos irrevocables” en Nueva Zelanda con bienes de su patrimonio familiar, los cuales son independientes de la Congregación y fueron confiados a administradores y protectores que los gestionan según los fines para los que fueron creados

En el caso del Retirement and Medical Charitable Trust, los donativos que se reciben a través del mismo son destinados según la finalidad establecida, observando las reglas internacionales de contabilidad, los estándares de auditoría, transparencia para donadores y las regulaciones aplicables de impuestos, expusieron.

“Según esta función, a lo largo de los últimos años, el fideicomiso RMCT ha hecho peticiones de donativos a los dos fideicomisos creados por este sacerdote y su familia, y los fideicomisos han decidido por su propia cuenta si otorgan o no el apoyo solicitado”, puntualizó la Congregación.

Asimismo, apuntaron que en algunos casos instituciones vinculadas con los Legionarios han solicitado préstamos a estos dos fideicomisos.

Por otro lado, señalaron que la Congregación está pagando a estos dos fideicomisos la devolución de préstamos que recibió de parte del legionario tiempo antes de que él y su familia crearan estos instrumentos:

“Este sacerdote solicitó a la Congregación que la devolución de los préstamos se pagara a los fideicomisos creados por él y su familia”, explicaron.

Recordaron que del 2010 al 2014 desde el Vaticano se ordenó la constitución de una comisión para el estudio y revisión de las finanzas de la Congregación de los Legionarios de Cristo.

El designado por el papa Benedicto XVI fue el cardenal Velasio De Paolis, cuyo informe presentado al Capítulo general, en 2014, subrayó que no se encontraron malversaciones de dinero u otras irregularidades en los ejercicios fiscales revisados de la orden.

Finalmente, los Legionarios mencionaron que, como es habitual en la mayoría de las congregaciones, ellos no controlan ni administran los bienes de sus religiosos, a no ser que ellos hagan donación de sus bienes. Además, “la Congregación no posee, ni interfiere en modo alguno en la propiedad o administración de los bienes de las familias de origen de los legionarios”, concluyeron.