:)

Política

Innsbruck identifica los restos de Jhosivani Guerrero, uno de los 43 normalistas

Vidulfo Rosales informó que el análisis fue hecho de muestras recogidas en la Barranca de la Carnicería, en 2019

Publicado

on

FOTO DE CONTEXTO: AFP

La Universidad de Innsbruck, en Austria, identificó a otro de los 43 normalistas, entre los restos hallados en el 2019 en la Barranca de la Carnicería, Guerrero, informó este martes el abogado Vidulfo Rosales, algo que fue confirmado más tarde por la Fiscalía General de la República (FGR).

Jhosivani Guerrero es el segundo estudiante identificado entre las víctimas del caso Iguala, en lo que supone un importante en las investigaciones estancadas desde hace varios años, pues desde 2014 solo han podido ser identificados tres normalistas, dos de ellos en la actual administración.

Los fragmentos de hueso aparecieron en el mismo paraje donde la fiscalía encontró restos de Christian Rodríguez el año pasado, la barranca de La Carnicería.

El procedimiento fue llevado a cabo por el Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck (Austria), mediante análisis de ADN nuclear a una vértebra encontrada en la localidad de Cocula, estado de Guerrero (sur).

Lee también: Acusan a la extinta PGR de presentar información insuficiente sobre el caso Iguala

Algunas de las hipótesis que refieren fuentes cercanas a la investigación es que los jóvenes fueran separados tras el ataque de presuntos integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos y agentes de seguridad, la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, en Iguala.

Estos habrían llevado a los muchachos a diferentes lugares en vez de a uno solo, el basurero del municipio vecino de Cocula, según lo que refería la “Verdad Histórica” de la administración de Enrique Peña Nieto.

“Los restos son contundentes, son restos que como ustedes saben habían sido mandados a Innsbruck y que fueron hallados en la ‘Barranca de la Carnicería’, en un periodo de búsqueda que tuvo ocasión de noviembre del 2019 a la fecha, que se han estado realizando búsquedas y producto de esas búsquedas se encontraron esos hallazgos”, declaró Vidulfo Rosales.

Guerrero se suma a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre y Alexander Mora Venancio, previamente identificados por expertos de la misma universidad.

Para ello, la Fiscalía General de México ha enviado a esa institución fragmentos óseos encontrados en un sitio conocido como Barranca de la Carnicería, en Cocula.

De ese lugar, la UEILCA ha recuperado 180 piezas óseas desde noviembre de 2019, señaló Gómez en un mensaje por video, y anunció que próximamente viajará a Austria para entregar nuevos restos.

La familia de Jhosivani Guerrero fue notificada el pasado sábado y este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con los familiares de los normalistas desaparecidos.

Este hallazgo “recuerda que sigue pendiente avanzar en las investigaciones hasta llegar a la verdad y sancionar tanto a los responsables de la desaparición como a los de la manipulación”, señaló el Centro Prodh, organización de derechos humanos que representa a las víctimas.

Sin indicios de incineración –

Durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), la extinta Procuraduría General dijo que tenía indicios para la identificación de Jhosivani Guerrero, pero Gómez aseguró que los análisis de entonces apenas reflejaban un 17% de coincidencia y por tanto eran “dudosos”.

El caso Ayotzinapa, que produjo una amplia condena internacional, tomó un nuevo giro luego de que el gobierno izquierdista de López Obrador y la Fiscalía desecharan la llamada “verdad histórica”, con la que se pretendió cerrarlo.

Según la tesis del anterior gobierno, los estudiantes fueron detenidos y entregados por policías locales a narcotraficantes del cartel Guerreros Unidos, al ser confundidos con integrantes de un grupo criminal rival.

Según esa misma versión, los restos de los 43 estudiantes fueron arrojados a la Barranca de la Carnicería, a 800 metros del río Cocula, tras ser calcinados en un basurero.

Pero Gómez aseveró este martes que la vértebra de Jhosivani Guerrero “no presenta una exposición alta a fuego”.

Irregularidades –

A finales de abril pasado, la Fiscalía General emitió una nueva orden de arresto contra Tomás Zerón, quien fuera uno de los investigadores de la desaparición.

La medida se relaciona con la “violencia” que las autoridades al mando de Zerón habrían ejercido contra Felipe Rodríguez (alias “El Cepillo”), uno de los miembros del grupo criminal involucrado en el caso, para que validara la “verdad histórica”.

Los 43 alumnos desaparecieron entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala. Esa noche, decenas de estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se dirigieron a Iguala para hacerse con autobuses que querían usar en unas manifestaciones. 

Pero fueron baleados por pistoleros y policías corruptos.

Lee también: Obtiene FGR nueva orden de captura contra Tomás Zerón

En las pesquisas también participa un grupo de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que retomó su labor en mayo.

La justicia mexicana ha sido señalada por irregularidades en el caso.

En julio de 2020 se detuvo a un hombre vinculado con los hechos identificado como Ángel Casarrubias, alias “el Mochomo”, buscado desde 2014 por una acusación de crimen organizado. 

“El Mochomo” es hermano de Sidronio, Mario y Adán, presuntos líderes del cartel Guerreros Unidos, capturados meses después de la desaparición de los estudiantes.

(Con información adicional de AFP). DA