Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Líder de sindicato minero cuestiona creación de nueva central obrera

Ismael Lejía consideró que la supuesta central internacional deteriorará la estabilidad laboral en el país.…

La formación de una central obrera que se dará a conocer mañana será un duplicado del sistema utilizado por el PRI para mediatizar y frenar las luchas de los trabajadores, pero sin que en realidad aporte nada a un mejoramiento en sus niveles de vida, consideró el líder sindical Ismael Leija.

El secretario general del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Conexos expuso que los obreros del país tienen gran confianza en que en el presente sexenio se logren avances en materia laboral, con un gobierno preocupado por los asalariados.

El también participante en la dirigencia de la Unión Nacional de Sindicatos Minero-Metalúrgicos y Metal-Mecánicos de México (UNASIM) afirmó que de acuerdo con los 10 organismos gremiales que integran a dicho frente la supuesta central internacional deteriorará la estabilidad laboral en el país.

En entrevista, expuso que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene una política laboral adecuada, en la que prevalece el diálogo entre los factores de la producción para resolver los problemas que surgen en el aparato productivo.

Tras recordar el señalamiento del Ejecutivo federal en el sentido de que las autoridades respetarán la voluntad de los trabajadores para elegir a sus líderes sindicales, Leija Escalante manifestó que el enfoque de la nueva administración federal es que se termine con el viejo esquema de los líderes vitalicios, que imperó durante tantos años de gobiernos priistas.

En este sentido, consideró como totalmente contradictorio que Napoleón Gómez Urrutia integre un organismo propio que se conozca como una central de México, pero que al mismo tiempo se ostente como internacional.

Destacó que en realidad, la nueva central, pretende ser internacional, porque seguirá las líneas que le dicten dirigentes de sindicatos de Estados Unidos y Canadá, a costa de los derechos de los trabajadores mexicanos.