:)

Política

Martínez, Cárdenas y Muñoz Ledo: Las tres cruces de AMLO

Publicado

on

Ifigenia Martínez, Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano y Porfirio Muñoz Ledo son nombres que no necesitan presentación en la izquierda y en la construcción de la democracia mexicana. También tienen algo más en común, su relación con el hoy presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien vieron formarse desde sus inicios, y que incluso, dos de ellos lo han acompañado hasta la conformación de la llamada 4T.

Con cerca de dos años en el poder, tal parece que López Obrador comienza a alejarse de sus más cercanos y viejos compañeros ‘de lucha’, a quienes pareciera no está escuchando, pues son múltiples los llamados que le han hecho sus correligionarios de izquierda para enderezar el camino.

En febrero pasado la senadora Ifigenia Martínez visitó a AMLO en su nueva residencia, Palacio Nacional, y aprovechó para presumir la cercanía que tiene con él desde hace más de tres décadas, tan es así que el día de su investidura presidencial López Obrador llegó a San Lázaro del brazo de la maestra, quien lo encaminó hasta las escalinatas de la tribuna donde ya lo esperaba Muñoz Ledo.

Quedaron lejos aquellos días en que junto con Cárdenas y Muñoz Ledo le decían adiós al PRI, exigiendo elecciones limpias para elegir al candidato presidencial de 1988.

La primera gran fractura del partido hegemónico y todopoderoso se da con la salida de estos personajes, quienes atraen a varios dirigentes nacionales y estatales a su movimiento. Uno de ellos fue un tabasqueño que ya había dirigido al tricolor en aquella entidad.

El joven López Obrador se acercó directamente a Porfirio Muñoz Ledo y le pidió ser candidato a gobernador por el extinto Frente Democrático Nacional, aunque los resultados al final no le favorecen. En 1989 fundan el PRD y las primeras reuniones del Comité Ejecutivo se hacían en casa de Ifigenia Martínez.

Desde aquel entonces, la maestra, Muñoz Ledo y el ‘inge’Cárdenas acompañarían a López Obrador en todas sus gestiones, desde lo local, como jefe de gobierno, líder de partido y finalmente como Presidente.

En 2018 ya comenzaba a notarse el distanciamiento del Ingeniero Cárdenas, pero en esas tres décadas del crecimiento político de AMLO, siempre estuvo como maestro. El junto con Ifigenia y Porfirio fue uno de los contados personajes a quienes reconoció y dedicó su triunfo , aunque finalmente se decanta por Muñoz Ledo para que sea quien le ponga la banda que lo inviste en el poder Ejecutivo.

Ya como Presidente, Andrés Manuel invita a sus mentores a representar su movimiento desde el Congreso, reconociendo su congruencia y su visión profundamente nacionalista. Aquí es donde comienza ha surgir la discordancia, pues comienzan a cuestionar algunas de las políticas del tabasqueño como no adecuadas y contrarias a la lucha que emprendieron desde 1988.

Una muestra: Apenas esta semana, el Congreso aprobó la polémica reforma para extinguir 109 fondos y fideicomisos público. En ambas cámaras no fue fácil reunir el quórum y los votos requeridos para tal fin. Al respecto, el presidente no se esforzó en ocultar su descontento con quienes se opusieron a la iniciativa: defensores de ladrones y de la corrupción, fueron algunos de los términos que empleó.

Entre los votos en contra a la extinción de los fideicomisos se contó el de los morenistas Ifigenia Martínez, Ricardo Ahued, y Germán Martínez, quienes pedían más tiempo para analizar la iniciativa y no sesionar de manera fast track. De igual forma, otros siete legisladores del mismo partido y sus eternos aliados del PT votaron en contra; mientras que otros se abstuvieron, como Tatiana Clouthier.

Aunque la senadora Ifigenia siempre ha mostrado su‘camadería’ con el presidente, su relación no ha estado exenta de desacuerdos, como la ocasión en que no pudo contener la risa al referirse a la petición de López Obrador para que España se disculpe con México por la matanza de indígenas ocurrida hace 500 años, durante La Conquista.

“¿Dónde estaba el presidente hace 500 años?”, expresó entre una amplia sonrisa, para luego abundar que “ahí está viva la cicatriz, pero pues ya no tiene remedio. Ya nosotros superamos esa etapa y a mucho orgullo”.

La decana del Congreso de la Unión y AMLO no pueden ocultar el cariño y respeto que se profesan, pero como autoridad moral y buena maestra en economía debe seguir manoteando mpor el bien del país.

Muñoz Ledo alza la voz

Porfirio Muñoz Ledo conoce a Andrés Manuel López Obrador en 1989, durante una reunión con Cuauhtémoc Cárdenas, cuando el Frente Democrático Nacional estaba constituido por tres partidos PFCRN, PARM y PPS, para luego dar paso a la formación del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Pese a llevar 31 años unidos bajo la misma ideología política de izquierda, ha sido recurrente los llamados que ha hecho Muñoz Ledo a la 4T de AMLO para corregir el rumbo.

Aunque lo ha hecho siempre con sus reservas y manteniendo un amplio respeto a su amigo, el Presidente, el político de 87 años no ha guardado silencio y ha exigido a la bancada Morenista a no convertirse en levanta dedos y a dar la pelea con argumentos y no con mayorías.

En abril, Muñoz Ledo se manifestó en contra de discutir en San Lázaro la reforma propuesta por el tabasqueño para modificar la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, con la cual se le daría el poder de modificar el presupuesto del país sin consultar al Congreso.

Asimismo, en repetidas ocasiones se ha pronunciado en contra de algunas reformas como la reducción de salarios y supresión de aguinaldos a funcionarios debido al mandato de austeridad.

Las “cachetadas” de Cárdenas

El pasado 19 de octubre, durante el homenaje luctuoso número 50 al general Lázaro Cárdenas del Río, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano dijo frente al presidente Andrés Manuel López Obrador que su padre siempre fue respetuoso con la oposición pese a los ataques en contra del cardenismo, dando así una estocada al titular del Ejecutivo Federal.

“Sabía qué y quiénes las movían, quiénes las representaban con la convicción de que no representaban riesgo alguno a la obra de la Revolución y menos a los principios que normaban su proceder, sino que se fortalecían éstos respetando a esas oposiciones, que por agresivas que fueran, solamente ejercían su derecho constitucional a la disidencia”, señaló el fundador del PRD.

El discurso de Cárdenas quedó inscrito en las actitudes que AMLO ha ejercido en diversas ocasiones contra aquellos que ha llamado “conservadores”, ya sean medios de comunicación, políticos, movimientos, organizaciones, feministas, entre otros.

Pese a ello, esta no es la primera vez que el excandidato a la presidencia de la República se ha expresado en contra del gobierno de la Cuarta Transformación.

Hace unos meses, cuando inició la crisis del coronavirus, Cuauhtémoc Cárdenas hizo un llamado al presidente López Obrador para que cancelara sus tan cuestionados megaproyectos, a fin de que destinara esos recursos a la atención de la pandemia.

“Hay que buscar todos los recursos que sean posibles, incluso diría yo, es esto es quizá un atrevimiento en un sentido, incluso pensar en diferir los megaproyectos y tomar esos recursos mientras tenemos una mejor oportunidad, si es que por otro lado se pone en práctica una política de protección al empleo”, aseguró.

Las diferencias de Cárdenas Solórzano con AMLO se hicieron más notorias luego de que a finales de 2019 el exjefe de Gobierno del D.F (hoy Ciudad de México) aseveró que ni López Obrador ni el partido Morena representaban a la izquierda en México.

“Es muy difícil decir quién está en la izquierda y quién no. No veo una izquierda organizada en este momento, ni a ningún político importante ubicado en lo que yo llamaría izquierda”, subrayó en una entrevista para El País.

Ante ello, AMLO respondió que el ingeniero era libre de expresar su sentir y le reiteró su respeto.

Otra de las críticas que ha realizado el político a la actual administración, fue el famoso “Culiacanazo”, al apuntar que el operativo fallido que terminó en la liberación de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” Guzmán, fue “imprevisto, una cosa no cuidada, no estudiada”.

Hace unos días Cárdenas Solórzano, integrante del consejo asesor del movimiento Nosotrxs, anunció el lanzamiento de una campaña política a partir de enero de 2021 que buscará evitar la concentración del poder y poner en la agenda la desigualdad social y otros temas de interés.

Este debería ser un momento de reflexión para el Presidente López Obrador, hacer un alto y replantearse lo que construyó en conjunto de tres de sus mentores, que no han dejado pasar inadvertidos los señalamientos y quienes esperan se corrija el rumbo por el que lucharon más de 30 años.

¿AMLO se está equivocando?