:)

Política

México, uno de los países con más casos de orfandad por la pandemia

The Lancet advierte sobre la repercusión de estos eventos en la salud mental

Publicado

on

pandemia orfandad méxico
méxico

México ha sido uno de los países en el mundo donde la orfandad más se ha manifestado como un efecto de la pandemia de covid-19, un mal del que se registraron más de un millón de casos a nivel global.

Este miércoles, la revista The Lancet publicó un estudio en el que incluye datos de 21 países, y estima que en lugares como Perú, Sudáfrica, México, Brasil, Colombia, Irán, Estados Unidos, Argentina y Rusia, la tasa de mortalidad de los cuidadores primarios fue de, al menos, uno por cada mil niños.

Los autores aprecian que 1.13 millones de niños perdieron a uno de sus padres o a un abuelo custodio debido a un fallecimiento asociado con la COVID-19. De ellos, un millón quedó huérfano de madre, padre o de ambos, aunque la mayoría perdió a uno, no a ambos progenitores.

Entérate: Ni INE, ni nadie puede modificar pregunta de Consulta Popular, aclaran consejeros

Por otra parte, The Lancet apunta que la cifra aumentaría a 1.5 millones de si además de los cuidadores principales (padres y abuelos custodios), se considera a los secundarios (abuelos y otros familiares, entre 60 y 84 años, que viven en el mismo hogar y colaboran en la crianza).

En total, 1.56 millones han sufrido la muerte de al menos uno de sus padres, un abuelo custodio, abuelo conviviente u otro pariente mayor que habitaba con ellos.

Los efectos de la orfandad y la pandemia

El estudio también analiza los efectos de la pandemia y la orfandad en la salud mental de los menores; e indican que situaciones traumáticas, como la pérdida de alguno de los cuidadores, derivan en consumo de sustancias.

“Estudios como este desempeñan un papel crucial a la hora de esclarecer las consecuencias duraderas de la pandemia de COVID-19 para las familias y la futura salud mental y el bienestar de los niños de todo el mundo”, según la directora de Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), Nora Volkow, que financió, en parte, el trabajo.

EC