:)

Política

Morena va contra escoltas de funcionarios y pensión de expresidentes

Publicado

on

Ley de Austeridad

La bancada de Morena en San Lázaro presentó una iniciativa para que ningún funcionario público cuente con escoltas o vehículos blindados, esto como parte de la Ley de Austeridad Republicana que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, busca implementar en toda la administración pública.

La propuesta de 13 artículos indica que solo los servidores públicos con responsabilidad en materia de seguridad, defensa exterior, procuración e impartición de justicia podrán disponer, con cargo al erario, de escolta explicó Mario Delgado, líder de Morena en la Cámara, quien agregó que esto es un asunto de seguridad cuando está plenamente justificado y no como un tema de privilegio indebido.

La iniciativa, presentada ante el pleno por Manuel Rodríguez, fue turnada a las comisione unidas de Hacienda y Crédito Público, y de Presupuesto y Cuenta Pública para su evaluación, y eventual dictamen.

Otra de propuestas de la Ley de Austeridad define que quedarán prohibidas las pensiones de retiro de los jefes del Ejecutivo federal, y sólo tendrán acceso a las que determine el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

La propuesta del grupo parlamentario de Morena incorpora la austeridad como principio conductor de la administración y eje estratégico del gasto público, y como expresión del derecho popular a un gobierno honrado y eficaz.

El documento plantea la reducción de los salarios y prestaciones de los altos funcionarios públicos de los poderes, órganos autónomos y sus entes públicos.

Además de la incorporación de todos los funcionarios a los sistemas públicos de seguridad social y la consecuente prohibición de establecer regímenes privilegiados de jubilación, pensión o haberes de retiro, así como la contratación, a cargo de recursos públicos, de seguros privados de gastos médicos, de vida o separación, cualquiera que sea su denominación.

La propuesta también prohíbe el engrosamiento del aparato burocrático, desarrollando las funciones del Estado sin crear nuevas plazas.