:)

Política

“Mujer y periodista” en México, un país donde se nos vulnera a diario: Lourdes Mendoza

La periodista acusó un sistema judicial machista y plagado de corrupción en el país

Publicado

on

“Actualmente vivimos en un México donde se vulnera a diario a las mujeres, quienes hemos sido particularmente invizibilizadas por el gobierno”, lamentó la periodista Lourdes Mendoza Peñaloza, al tiempo que acusó un sistema judicial machista y plagado de corrupción en el país.

Durante el foro “Mujer y periodista”, conducida por Denise Meade, la también columnista de El Financiero lamentó que actualmente se vive en un país en el que el gobierno nos vulnera todos los días con un discurso presidencial que legítima la violencia, mientras se defiende a la delincuencia organizada.

“Estamos parados en un país que creo que nadie nunca creímos estar parados. Esa violencia que hoy vemos y de la que hoy realmente estamos muy preocupados, sobre todo contra las mujeres, se gesta desde el ambiente familiar, donde las mujeres, posteriormente, cuando salimos al mundo, salimos a un mundo donde ya hay personas que traen desde el interior de sus hogares esta significas de relación y dinámicas violentas, y nos vulneran, porque las mujeres por naturaleza no somos vulnerables”, precisó Lourdes Mendoza.

En ese sentido, señaló que para combatir la violencia que hoy se vive en México, principalmente se necesita tener más empatía, solidaridad y sembrar una semilla desde casa, por lo que urgió a actuar desde el interior de la familia.

“¿Qué estamos haciendo nosotras como mujeres, como madres de familia, para cambiar este país?, eso creo que es lo importante, eso es lo que creo que debe de cambiar totalmente nuestra vida”, cuestionó.

Un sistema judicial machista y plagado de corrupción

Mendoza Peñaloza precisó que lo más peligroso es la impunidad que existe en México, donde las mujeres no se atreven a denunciar y de hacerlo, se encuentra con un sistema judicial machista y plagado de corrupción.

“La impunidad, hoy es, en el caso de crímenes sexuales, existe al menos en el 98% de ellos, y solo del 2% se tiene conocimiento, y lo peor es que a las mujeres las matan por el simple hecho de ser mujeres, pero eso a nadie le importa, a las fiscalías no les importa, a los ministerios públicos no les importa, al gobierno eso no le importa”.

En ese sentido, hizo referencia a casos coyunturales como desapariciones y feminicidios de mujeres y niñas en México, destacando el caso de Darinka Guadalupe Huerta Negrete, la menor de 16 años que desapareció el 8 de mayo en la alcaldía Azcapotzalco, y cuyos trabajos de búsqueda se han visto entorpecidos por las autoridades capitalinas.

En cuanto a impunidad en la impartición de justicia en México, la columnista recordó el caso de Claudia Sánchez Mayorga, la única acusada por el caso Solid Gold, que en agosto de 2013 destapó la trata de personas y el sexoservicio en un establecimiento que operaba con giro de restaurante en la Ciudad de México. Claudia ha sido sentenciada a 22 años de prisión pese a las evidencias que señalan multiplicidad de irregularidades y violaciones en torno a su proceso.

Por un lado soy periodista, por otro lado soy mujer, estoy totalmente invisibilizada

Por otra parte, lamentó que aunque el Gobierno Federal lo niegue, nunca antes había habido tanta violencia contra periodistas, y apuntó que es el propio gobierno el que atenta contra la libertad de expresión.

“Antes, el crimen organizado era la principal amenaza contra los periodistas, hoy en día, ya no es el crimen organizado, la mayoría de agresiones que sufren los periodistas vienen desde el Gobierno desde los 3 niveles de Gobierno, entonces lo que estamos viviendo hoy en día es algo atípico y la gente no está terminando de entender que si el periodismo libre, si la libre expresión se acaba, vamos a acabar siendo un país de dictadores”.

“Para que tengamos un país democrático necesitamos la libre expresión. En el pasado nos iba mejor, si no eran buena gente, no nos trataban bien, te dejaban en el congelador, pero no tenías este miedo.

La comunicadora ejemplificó con el caso de Lourdes Maldonado, la periodista que en 2019 acudió a la mañanera para pedirle ayuda directamente al presidente y denunció amenazas en su contra, y quien fue asesinada frente a su casa en Tijuana, Baja California.

En este gobierno, ser como Emilio es más sencillo

Respecto a los señalamientos en su contra por parte del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, la periodista expuso la misoginia que vivió por parte de la sociedad y la dificultad que tuvo para alzar la voz, dar la cara y enfrentar el caso pese a la vulnerabilidad a la que se enfrentó, mientras el exfuncionario gozaba de un trato especial por parte de las autoridades, pese a ser un criminal confeso.

“Ese 19 de agosto de 2020 me sacan en esa denuncia, donde señalaban a 17 personas, entre ellas a mí, la única mujer, o sea, había 3 expresidentes, 2 ex candidatos a la presidencia, gobernadores, legisladores, todo mundo, ya sabes, por miles de millones de pesos, y la única mujer, fui yo, a la única que hicieron Trending Topic fue a mí, la única que fue denigrada en las calles, que podemos decir que es lo que sufrimos las mujeres todos los días, pero que además tienes una vulnerabilidad, porque te están pisoteando”.

“¿Así qué educación le estoy dando a mi hija? qué le doy a entender cuando le digo: ¿qué crees, me están acusando de ser corrupta, de haber pedido tu colegiatura para Kinder y maternal, y me quedé callada por miedo… ¿Así cómo puedo educarla? Esto es el siglo XXI, hay que salir y dar la cara, es difícil, muy difícil, te da miedo, muchísimo miedo, porque además vivimos en un país que es misógino, que es un patriarcado, que a dónde vas, todas las instituciones están llenas de hombres, donde todos te señalan”.

“Tres veces en la mañanera dijeron que yo era la anécdota de esta denuncia… perdón, yo soy madre de familia, les puedo gustar o no a mi trabajo, bien, viéndome él en la televisión y en los medios durante al menos 25 años, me he ganado el lugar donde estoy, digo, puede ser que a algunos les guste y a algunos no, pero la presunción de inocencia me la pasaron por encima del arco del triunfo, mis derechos humanos ni se tomaron en cuenta”.

“Y, cada vez que yo salgo a la calle, aún teniendo documentado que gane la sentencia contra Lozoya, me siguen diciendo en la calle cada vez que me ven en cualquier lado: y, ¿esa bolsa es la que te regalo Emilio Lozoya?, ¿qué parte del no empatía tenemos para decirlo así?”, cuestionó.

FC

Publicaciones relacionadas