:)

Política

Esto es lo que Integralia prevé que México sufra tras la crisis sanitaria de COVID-19

Los sectores de salud, economía, trabajo y política serán de los más afectados

coronavirus méxico crisis sanitaria
Rodrigo ARANGUA / AFP

Debido a la crisis sanitaria global por el coronavirus, se estima que haya una recesión económica generalizada en todas las regiones afectadas, sin embargo, México, tiene uno de los escenarios más desoladores debido a las deficiencias previas en los diversos sectores que la componen como es el de la salud, la económica, la laboral y la política.

En el de sanidad, el país de por sí ya enfrentaba una crisis de infraestructura insuficiente, tal como lo indica en su reporte la empresa Integralia.

“El número de camas de hospitales públicos y privados en 2015 era de 184,112,1 de las cuales 4,291 eran de terapia intensiva. En términos comparativos, hay 1.4 camas por cada 1,000 habitantes, mientras que los países de la OCDE cuentan —en promedio— con 4.7 camas “, señala.

Sin embargo, una vez llegado el control de los contagios, señalan, que este 2020 será afectado por una severa recesión económica, pese a que es posible que su duración sea menor a la del 2008, además de que su rebote será más tenue y prolongado.

“El rango de la contracción para 2020 varía entre -2% y -7% y existe un elevado nivel de incertidumbre respecto a la velocidad de la recuperación”, refire Integralia al comparar datos duros de antes y durante la crisis del 2008, contra la situación actual del país.

El rebote será más tenue a comparación por: el doble choque a la oferta y demanda; baja confianza empresarial; finanzas públicas más frágiles que en 2008; Pemex se encuentra en una peor situación ahora que antes; el equipo económico del gabinete actual no tiene suficiente experiencia; “la visión económica del presidente López Obrador es rígida y altamente ideologizada”; “la respuesta de las autoridades ha sido lenta y titubeante”.

En tanto, las consecuencias políticas, una vez terminada la crisis, se harán más evidentes a causa del desempleo, recesión y tipo de cambio de la moneda nacional, lo cual además del difícil contexto, se traducirá en una grave caída de popularidad del mandatario Andrés Manuel López Obrador.

“Si el presidente mantiene su retórica de polarización, si hay deficiencias notorias en la atención a pacientes en las próximas semanas y si se mantiene una actitud pasiva para aminorar la crisis económica, el saldo final podría ser una caída de la aprobación presidencial que lleve los números a una franja de los cuarenta, algo semejante a la aprobación de Peña Nieto al finalizar su segundo año de gobierno.”

“Una vez que la epidemia haya cedido, empezarán a surgir los costos estructurales a la economía, que pueden significar cientos de miles de desempleados, empresas quebradas, recesión económica y una pérdida incalculable de riqueza. Con ella vendrán los costos políticos para la aprobación del gobierno, un debilitamiento de la gobernabilidad y de la capacidad de conducción del gobierno en un entorno de mayor polarización”, detallaron.

La pandemia, al corte de este 31 de marzo ha dejado 29 muertos en territorio nacional, durante la fase dos de contingencia sanitaria.

Publicidad
Publicidad