:)

Política

Realineación del electorado, el socavón de Morena

Con miras a la revocación de mandato y el 2024, AMLO y la 4T deberán reconectar con los votantes

Publicado

on

El voto de castigo que los mexicanos hicieron en las urnas el pasado 6 de junio hizo caer en un socavón al presidente Andrés Manuel López Obrador, Morena y sus aliados que, con miras a la revocación de mandato y las siguientes elecciones, deberán hacer una reconexión con aquellos sectores que le dieron la espalda y se realinearon.

En entrevista con Lourdes Mendoza, el encuestador de El Financiero, Alejandro Moreno, reveló que la clave del knockout que sufrió Morena fue el voto de los apartidistas, aquellos que no tienen sus lealtades fijas y que en esta elección acapararon un 48% de los votantes contra el segundo grupo que son los morenistas (con un 24%). 

El analista -que previó que Morena se quedaría con la mayoría simple en San Lázaro y que se llevaría entre 7 y 11 gubernaturas- añadió que, aunque los partidistas sí cerraron filas, los apartidistas han definido a los ganadores en las elecciones, dando hasta 10 puntos de ventaja a Morena y aliados en 2018, a perder por 6 puntos en las actuales.

“Son como el swing voter, el votante swing, el votante cambiante de una elección a otra”, dijo.

Otra de las lecciones que dejaron los comicios del 6 de junio fueron los movimientos o realineaciones que tuvieron los electorados que, pese a que en la superficie pareciera que no los hubo, en las profundidades sí sucedieron cambios dramáticos al hablar por edad y escolaridad.

“Los jóvenes menores de 29 años, en 2018, votaron 49% por Morena y aliados; ahorita 44%, son cinco puntos menos, es una baja pero no es tan dramática como los que tienen estudios universitarios o más… 48% votaron por Morena en 2018; y solamente el 33% en el 2021”, destacó.

LEER MÁS: Nos fue “tan mal, tan mal, tan mal”, ironiza AMLO tras elecciones

Sin embargo, añade que de cierta forma se “compensó” con el apoyo a Morena por parte del electorado menos escolarizado, que representó un apoyo del 42% en 2018 y que subió a 55% para el 2021;  así como los adultos mayores de 50 años y más -que coincide con la vacunación-, quienes lo respaldaron en el 2018 con un 46% y subió a 52% en las actuales.   

“Podríamos decir que en tres años Morena envejeció y bajó la escolaridad. Esa es la nueva coalición de Morena”, menciona.

¿Qué pasó con las mujeres?

Alejandro Moreno apunta que las mujeres representaron el segmento de mayor irritación hacia la 4T y AMLO, ya sea por los movimientos feministas o el tema Félix Salgado Macedonio, y sí se vio reflejado en las urnas.

El encuestador hace énfasis en que en estas elecciones salieron a votar más mujeres que hombres, un 53% contra un 47%. Sin embargo, subraya que las mujeres no se alinearon con ninguna de las alianzas, sino que dirigieron su voto a los terceros partidos.

“Las mujeres jóvenes y con mayor escolaridad (universidad o más) es el segmento más anti morena de la elección, el de mayor irritación hacia la 4T y hacia el presidente directamente, por el trato a las feministas, al movimiento, al tema Salgado Macedonio, etcétera”.

Voto al momento

Según los resultados, el 15% del electorado dijo que decidió por quién votaría en la última semana antes de la elección, mientras que el 11% lo decidió ese mismo día al estar frente a la boleta. 

Moreno añade que no parece haber sido tan importante el voto de último momento porque no implicó mucha diferencia, sin embargo, precisa que a quienes más benefició fue a los terceros partidos, quienes pese a ello podrían no mantener sus registros.

“La mayoría de los votantes, casi, decide desde antes de las campañas, bueno, el 45% nos lo dijo. Y esos ya traían el voto por Morena, o sea, la inercia de antes venía a favor de Morena, lo que logran las campañas fue: bajarle el volumen a Morena y subirle un poquito por un lado a la alianza PAN-PRI-PRD, pero también a los otros partidos, entonces, ahí el desbalance”.

Revocación

Si el 6 de junio hubiera sido la consulta de revocación de mandato, López Obrador habría estado frente a un escenario en donde la probabilidad de haber perdido la permanencia en la silla presidencial era mayor, señala Moreno al ser cuestionado. 

 Menciona que aunque es algo hipotético, el 49% hubiera dado luz verde a que continuara y 46% a ponerle un freno, pero recalca que en realidad habría un margen de error porque el presidente no estuvo en la boleta ni hizo campaña para ello.  

Pero añade que “no deja de ser interesante porque, quitando a los partidos pequeños, se queda la división entre la alianza opositora y la alianza de Morena (49-46), que se parece mucho al 42-40 que finalmente sacaron las alianzas descontando obviamente a los terceros partidos”, apunta.

Reconectar con el electorado

Alejandro Moreno habló también de la necesidad de que los partidos políticos reconecten con la ciudadanía y generen nuevamente un “sentido de representación” y hacerles saber que velan por sus intereses.

Aunque señala que esta elección sí tuvo una polarización importante (aunque no a niveles de la de 2018), se trató más de una elección de desconfianza por parte de aquellos que no quieren que el “sistema de partidos tradicionales” regrese. 

También alude que parte de la decepción de los jóvenes con el actual gobierno es que pareciera que no está mirando hacia el futuro de la misma forma en que lo mira la juventud.

LEER MÁS: Ningún votante es tonto

Moreno advierte que los partidos deberán encontrar “la llave” de lo que los ciudadanos consideran “justo” y que tampoco corresponde con la visión de AMLO de que la justicia va por encima de la legalidad, lo cual quedó contrastado con la importancia que la gente da a las instituciones, como fue el caso del INE, que después de los comicios podría aumentar su apoyo.

Por otro lado, al ser cuestionado sobre si el socavón que causó el avance de la oposición en la Ciudad de México habla de que los gobiernos son un reflejo de a quienes están gobernando, Moreno afirmó que sí.

“El colapso del Metro, llámese por la reacción, por lo que haya sido, hubo un cambio, un giro en los intereses de muchos votantes, y ahí aplicó el ‘bueno, pues aquí te doy las gracias’”, añade Moreno y enfatiza que el ciudadano, por medio del mecanismo de las urnas, pone y quita gobernantes y en la actual elección “dio una sorpresa”. 

Frente a estos hechos, finalmente reflexionó que a veces se ve a los gobernantes como una clase política, como una especie distinta a la del ciudadano, pero en realidad se les debe ver como ciudadanos a cargo de la administración pública.

AT