:)

Política

Sig Sauer busca vender rifles de asalto a Fuerzas Armadas mexicanas

La firma ha solicitado permiso al Congreso de los Estados Unidos

Publicado

on

Archivo Gobierno de México

La firma Sig Sauer, fabricante de armas, ha solicitado al Congreso de los Estados Unidos su autorización para vender armas a la Secretaría de Marina (Semar) de México, lo que ya ha causado que algunos levanten las cejas. 

De acuerdo con la notificación enviada al Congreso de EUA, el fabricante busca vender rifles de asalto automáticos a las Fuerzas Armadas mexicanas a fin de lograr su modernización. 

Según la agencia Reuters, la compra sería hasta por 5.5 millones de dólares, no obstante, la firma necesita la autorización ya que Estados Unidos lleva control de las exportaciones de armas. 

Actualmente hay dos formas de adquirir armas por parte de empresas estadounidenses: la primera es una venta negociada entre la empresa y el gobierno; otra es el contacto entre países de forma directa. 

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo hace cinco días que la Iniciativa Mérida “está muerta” y no ha logrado frenar el incremento de la violencia en México.

La iniciativa lanzada en la administración de George W. Bush y Felipe Calderón es un programa de ayuda por 3 mil millones de dólares que inicialmente proveyó de aeronaves, helicópteros y armamento a las fuerzas de seguridad mexicanas a fin de combatir el narcotráfico y cuyo resultado dio paso a la operación Rápido y Furioso que permitió el ingreso de miles de armas a territorio nacional que terminaron en manos de la delincuencia.

LEER MÁS: “La Iniciativa Mérida está muerta”, afirma Ebrard al WP

Recientemente la justicia alemana confirmó una condena a uno de los principales fabricantes de armas alemanes, Heckler & Koch, a varios millones de euros de multa por la venta ilegal de miles de fusiles a cárteles de droga de México.

La empresa de armas había vendido entre 2006 y 2009 unos 5 mil fusiles de asalto G36 en municipios mexicanos bajo control de los cárteles de droga efectuadas a través de certificados de venta falso, valuado en 4.1 millones de euros (4.8 millones de dólares).

Algunas de estas armas habrían sido utilizadas, según la acusación, por los policías en el supuesto episodio de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

(Con información de Reuters). AT