:)

Política

Urzúa afirma que en el sector energético hay “ignorancia absoluta”

El extitular de Hacienda afirmó que AMLO usa la palabra neoliberal como un insulto

Publicado

on

Foto: Cuartoscuro

En una amplia entrevista con el diario español El País, Carlos Urzúa, exsecretario de Hacienda y Crédito Público, manifestó que el estilo personal de gobernar del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es “muy autoritario” y considera que usa la palabra ‘neoliberal’ como un insulto hacia sus adversarios.

“Es decir, en lugar de decir ‘pendejo’ o ‘chinga tu madre’, dice ‘neoliberal’ porque él generalmente no dice malas palabras“, refirió.

Como exfuncionario de la 4T, el oriundo de Aguascalientes hizo una fuerte crítica acerca de las políticas económicas que ha tomado López Obrador en lo que va de su gobierno, calificando como un error el poner fin al Aeropuerto de Texcoco.

Asimismo, reconoció que aunque nunca fue cercano al sector energético de México ni a sus representantes Manuel Bartlett (CFE) y Rocío Nahle (Enería), si piensa que en el tema “hay una ignorancia absoluta”.

“Cuando el presidente y la gente de la Secretaría de Energía habla de autosuficiencia energética, con todo respeto, hay una ignorancia absoluta”, manifestó.

El economista afirma que el mandatario mexicano tiene menos interés en escuchar a economistas que muchos de sus antecesores, lo que dijo podría deberse “un poco por ignorancia” y porqué fue una de sus “banderas” económicas: no alzar impuestos y ver la corrupción como causa única de los déficits y deudas, ideas que, “no tienen mucho fundamento”.

Lamentó que la administración de López Obrador ha mostrado una frialdad que pocos gobiernos podrían haber mostrados con lo que está pasando en el país y dijo que se está castigando a la formalidad laboral, pues, esencialmente se debieron haber subsidiado los empleos formales pagando las contribuciones al trabajador y del empresario hasta en unos cinco salarios mínimos.

Error poner fin al NAIM

Sobre el enfrentamiento con el sector privado, Urzúa apuntó que el momento en que todo cambió fue la decisión que tomó el presidente López Obrador de detener el Nuevo Aeropuerto de Texcoco (NAIM).

“Creo que esa fue una idea errónea. Nosotros se lo decíamos, yo se lo decía, otros se lo decíamos dentro del gabinete, otros dentro del gabinete decían lo contrario, pero era una decisión —me parece a mí— extraordinariamente costosa“, reconoció.

Otro error que ve Urzúa sobre AMLO es su discurso diario “tan polarizante”, el cual dijo no le ayuda a ningún presidente en ninguna parte del mundo, “el ya había ganado” recordó por lo que consideró innecesario seguir con él.

El exsecretario señaló que desde 2019 veníamos enfrentando un problema económico en el país, no obstante la crisis del Covid terminó por hundirnos y nos envió por una espiral hacia abajo.

Señaló que uno de los principales problemas que enfrentan los gobiernos, ya sea el federal o estatal es que no tienen dinero, mientras la recaudación es del orden de 14% del PIB sin que tengan ganancias extras grandes. En parte porque a la gente y a las empresas de México no están acostumbradas a pagar muchos impuestos, aunado al discurso de López Obrador que ha hecho énfasis en que no quiere impuestos.

Asimismo, dijo que la inversión pública ha ido reduciéndose a lo largo de los años, y acusó que en el gobierno de Enrique Peña Nieto esta “era de muy mala calidad, por corrupción por malos diseños”.

Para 2019 México paso a tener una inversión del 20.2% del PIB, una caída por que ya no hay dinero, y también cayó la inversión privada “Por qué? Pues, por una falta de confianza, me parece a mí, en el Gobierno federal”, expuso.

Al preguntarle cuáles son los mayores riesgos en materia económica para México, señaló que en primer lugar que viene un enfrentamiento entre federación y gobiernos estatales por la falta de participaciones federales; sin embargo, en segundo término advirtió que el asunto de las pensiones, es una bomba de tiempo que va a estallar.

De acuerdo con Carlos Urzúa, la economía mexicana es muy neoliberal, de hecho, abundó, nosotros somos una economía extraordinariamente abierta para estándares internacionales y dependemos totalmente del comercio exterior.

Al respecto, recordó que nuestra suerte está echada desde 1994 y si el T-MEC no florece debemos esperar a ver que sucederá con México.

“Lo único que no es neoliberal, probablemente sea esta intervención en el sector de energía. Y ya”. DA

Publicidad
Publicidad