Ingrese sus palabras clave de búsqueda y presione Enter.

Fallece realizador Bernardo Bertolucci

Una capilla ardiente será instalada el martes en la sede del ayuntamiento de Roma para despedir al cineasta italiano …

Bertolucci
FOTO: AFP

El director italiano Bernardo Bertolucci falleció este lunes en Roma a los 77 años, tras una carrera coronada por obras clave del cine como El último tango en París y el drama épico Novecento.

Considerado un maestro del cine italiano y mundial, ganó nueve premios Óscar en 1988 por El último emperador, la biografía del último emperador chino.

Bertolucci nos dejó hoy a las 07H00″ (06H00 GMT), confirmó el lunes su servicio de prensa sin precisar las causas de su muerte. Según los medios italianos, sufría cáncer. El cineasta tenía problemas de salud desde hace años y estaba confinado a una silla de ruedas desde inicios del 2000 tras una operación en la espalda.

Una capilla ardiente será instalada el martes en la sede del ayuntamiento de Roma para despedir al maestro, mientras el mundo del cine italiano llora al genial director.

El mundo de la cinematografía lamentó la muerte del cineasta italiano Bernardo Bertolucci: “Se fue mi último emperador”, comentó en lágrimas Stefania Sandrelli. “Su muerte es también un poco la nuestra”, confesó Marco Bellocchio.

El Festival Internacional de Venecia, también lamentó la muerte de Bertolucci, a quien reconoció con el León de Oro en 2007.

“Paolo Baratta y la Biennale di Venezia lloran el fallecimiento de Bernardo Bertolucci, León de Oro para el logro de por vida #Venezia64 y Presidente del jurado (en 1983 y 2013).

Será recordado entre los más grandes maestros del cine italiano e internacional”, indicó en su cuenta de Twitter @la_Biennale.

En tanto, el Festival de Cannes destacó el talento de Bertolucci, quien presidió el jurado de ese encuentro cinematográfico en 1990 y en 2011 recibió la Palma de Honor por toda su obra.

“Bernardo Bertolucci era un inmenso artista que encarnó el cine italiano convirtiéndose en una figura mayor de su identidad. Tenía con Cannes un vínculo inquebrantable”, indicaron el presidente del festival, Pierre Lescure, y el delegado general, Thierry Frémaux, en Twitter @Festival_Cannes.

El expresidente del festival, Gilles Jabob, quien le entregó el premio en 2011, indicó al diario francés Le Figaro consideró a Bertolucci como “el último emperador del cine italiano; se acabó la fiesta: se necesitan dos para bailar un tango”.

El Bari International Film Festival recordó la participación del año pasado de Bertolucci: “Es esto, en mi opinión, la belleza del cine: dejar pasar un bosquejo de la vida real es algo que siempre ha ayudado a mi creatividad y la de mis colaboradores”. (#BernardoBertolucci al #Bifest2018) ¡fue un gran privilegio para nosotros!”, indicó en su cuenta de Twitter @bifest_official.

 Carrera

El realizador inició su carrera como asistente de Pier Paolo Pasolini (1922-1975), después se convirtió en guionista y finalmente en director cinematográfico.

Sus primeras cintas fueron dos cortos rodados en los años 50 y titulados La muerte del cerdo y El teleférico, mientras que en 1962 realizó su primer largometraje, llamado La commare secca (La comadre flaca), con guión de Pasolini.

Su segundo largometraje, rodado en 1964, fue Antes de la revolución, aunque en 1970 se da a conocer con El conformista, alcanza la fama con El último tango en París, interpretado por Marlon Brando y Maria Schneider.

El cineasta incrementó su fama mundial con la película Novecento, de 1976, interpretada por Robert De Niro, Gerard Depardieu, Donald Sutherland, Burt Lancaster, Stefania Sandrelli y Dominique Sanda, que relata la historia italiana del siglo XX.

En 1987 Bertolucci rodó El último emperador, una cinta que ganó nueve premios Oscar, entre ellos el dedicado a la mejor dirección, mientras que en 1990 dirigió Té en el desierto, basado en una novela de Paul Bowles y en 1993 El pequeño Buda, interpretado por Keanu Reeves.

El último tango en París: escándalo y violencia sexual

Una de sus escenas de sodomía destruyó la vida de una actriz. Antes del escándalo Weinstein y del #MeToo, El último tango en París, de Bernardo Bertolucci, se convirtió en símbolo de la violencia sexual en el séptimo arte.

En esta película clasificada X en muchos países, Maria Schneider, que tenía 19 años cuando empezó el rodaje, vive una historia tórrida con un viudo estadounidense de paso por París, interpretado por Marlon Brando. El actor estadounidense de Un tranvía llamado deseo sería nominado a los Óscar por ese papel.

Ambos deciden no saber nada el uno del otro, ignorando hasta sus nombres. La película, cruda y mórbida, alcanza su paroxismo en una escena de sexo no consentida, con una barra de mantequilla como lubricante.

Pese a ser simulada, esta escena de violación marcará la historia del cine, a la vez que destruirá a la joven actriz, como cuenta su prima, la periodista Vanessa Schneider en su libro “Tu t’appelais Maria Schneider” publicado en Francia este año.

Según la intérprete francesa que rodó posteriormente unas 50 películas, ni Brando ni Bertolucci la previnieron del uso de la mantequilla.

Al abordar nuevamente esta escena en 2007 en declaraciones al tabloide británico Daily Mail, la actriz confió que sus “lágrimas eran verdaderas” en la película.

“Me sentí humillada y francamente, tuve un poco la impresión de que me violaban, Marlon y Bertolucci. Al final de la escena, Marlon no vino ni a consolarme ni a disculparse. Afortunadamente, bastó con una toma”, dijo.

Sus declaraciones fueron tomadas con una cierta distancia por los medios, que prefirieron dar más voz al director que a la actriz, fallecida en febrero de 2011.

Al conocer la noticia de su muerte, Bertolucci afirmó que le habría gustado “pedirle perdón”.

“Maria me acusaba de haberle robado su juventud y no es hasta ahora que me pregunto si en parte no era verdad. En realidad, era demasiado joven para poder aguantar el impacto que tuvo el éxito brutal e imprevisible de la película”, afirmó.

En diciembre de 2016, el escándalo resurge nuevamente: un video que fecha de 2013 emerge en las redes sociales con unas polémicas declaraciones del director: “La secuencia de la mantequilla fue una idea que tuve con Marlon la víspera del rodaje. Quería que Maria reaccionara, quería humillarla”, confiesa. “No quería que interpretara la rabia, sino que sintiera la rabia y la humillación”.

La polémica precederá el escándalo Weinstein y las revelaciones de agresiones sexuales que denunciaron muchas actrices en 2017.

Agencias

ES DE INTERÉS

AMLO ofrece al cineasta Luis Mandoki dirigir RTC