:)

Sociales

Copa Menstrual: lo bonito de la sangre y la autoexploración

Desde Copa Menstrual México sus creadoras han formado un espacio seguro para hablar sobre gestión menstrual y salud femenina

Publicado

on

Copa menstrual
Foto: Canva

¿Sabes de cuánto es tu profundidad vaginal?, ¿conoces realmente el color de tu sangre durante la menstruación? La copa menstrual es el único artículo para “esos días” que te permite realmente conocer mejor tu cuerpo y por tanto tu menstruación, además de ser “ecofriendly”.

Para sorpresa de muchas, la copa menstrual no es un invento del siglo XXI, fue en 1937 cuando la actriz Leona W. Chalmers creó, patentó y recomendó el uso del que hoy en uno de los artículos de gestión menstrual más populares en el mundo.

Aunque las toallas dominan el mercado de la industria del cuidado personal femenino, en los últimos años el uso de la copa ha mostrado una tendencia sostenida en países como España, Chile y por su puesto México.

LEE TAMBIÉN: Entre toallas y tampones: el costo de una menstruación digna

Este pequeño artefacto en forma de campana que se introduce en la cavidad vaginal durante la menstruación nos permite conocer el flujo en su esplendor, pues a diferencia de las toallas y tampones no lo absorbe, solo lo almacena.

Un lugar seguro

Internet es el principal espacio donde se habla de la copa menstrual, donde la menstruación deja de contarse a susurros y desde hace algunos años se han emprendido campañas que permitan a las adolescentes y mujeres tener una menstruación digna.

Uno de ellos es Copa Menstrual México, el cual desde hace cinco años se ha convertido en un espacio seguro para sus más de 96 mil integrantes hispanohablantes donde pueden encontrar información sobre el uso de este artículo para la gestión menstrual y temas relacionados a la salud femenina.

Victoria Michel, directora de Copa Menstrual México, en entrevista para Noticias en la Mira, reconoce que aunque Internet impulsó el “boom” de la copa, aún resulta complicado hablar de sexualidad, genitales y fluidos.

Es difícil poder dialogar con gente cuando estamos muy mentalizados en que son temas que no debemos decir en voz alta, que a lo mejor van a hacer que el de a lado se burle”, explica.

Pese a ello, su grupo de Facebook está conformado por mujeres de entre 15 a 45 años, de países como España, Ecuador, Argentina y principalmente México, dispuestas a aprender sobre el tema y compartir sus experiencias, desde el respeto, la empatía, tolerancia y sororidad.

Foto: Facebook

Ante de poder hablar de la copa tuvimos que crear un espacio seguro, con reglas, donde las integrantes siempre tienen que dar aportes constructivos y no destructivos y es algo que no nos enseñan fuera de lo virtual”, señala.

Conocer tus genitales

No hay ningún otro artículo de higiene menstrual más que la copa que te obliga a conocer tus genitales, a conocer cuál es la distancia de la cavidad vaginal, cómo es tu suelo pélvico. Tienes que conocer tu cérvix para identificar la altura del molde, no hay otro artículo que te lo pida de esa forma”, explica Michel.

En este sentido, señala que con las toallas desechables o de tela, los tampones o el calzón menstrual, no necesitas conocer a profundidad tu cuerpo para poder usarlos.

Sin embargo, para elegir la copa correcta necesitas conocer la altura del molde, de acuerdo con tu profundidad vaginal; la talla según tu edad y si has tenido partos naturales y su firmeza según tu tonalidad del suelo pélvico.

De ahí la importancia de romper con los prejuicios que giran entorno a la autoexploración y conocer mejor tus genitales, hablar sobre sexualidad y menstruación:

Hay a quienes si les cuesta mucho trabajo: si tienes mucho tiempo regañándote y diciéndote que eso no se hace, que no te autoexplores, que esas cosas no se preguntan, que no hay que ir al ginecólogo. Hay todavía muchos estigmas y prejuicios”, reconoce.

LEE TAMBIÉN: Endometriosis, la enfermedad silenciosa que asecha a las mujeres

¿Por qué sí usarla?

Pese a los mitos sobre su uso, la copa se puede usar aunque no se tenga una vida sexual activa. La directora de Copa Menstrual México explica que el tema de la “virginidad” permanece muy arraigado, así como las falsas creencias entorno a la vagina, la cavidad con más defensas del cuerpo.

Asimismo, tienen un tiempo de “vida” de hasta 10 años por su resistencia, de ahí que se le considere “amigable con el medio ambiente o ecofriendly”:

La copa menstrual se reutiliza entre cinco a 10 años dependiendo de cuánto la cuides. Hagan cuentas de cuánta basura generamos en 10 años, nada más enfocado al desecho menstrual“, indica.

via GIPHY

Otro impacto es el económico, si una mujer menstrúa por casi 40 años, solo necesitará cuatro de estos artículos por una inversión de aproximadamente 2 mil 600 pesos, muy inferior a lo que gastaría en tampones o toallas.

El tercer impacto o beneficio es el personal, “la copa menstrual nos permite conocernos y conocer nuestra menstruación como ningún otro artículo de higiene menstrual, sobre todo porque los otros artículos son absorbentes, no llegamos a conocer bien el aspecto, la consistencia, lo bonito de la sangre menstrual“, añade.

La necesidad de una regulación

Desde su trinchera Copa Menstrual México lucha contra la falta de información que hay sobre la copa, al respecto señala que las autoridades no regulan los artículos de higiene menstrual como deberían, pues existen muchas marcas en el mercado que lanzan productos con instructivos que no te advierten sobre los riesgos de no usarla de forma correcta.

La falta de información se arreglará cuando las autoridades empiecen a regular bien los artículos en vez de solo rechazarlos o hacerles una alerta sanitaria para que no entren“, dice.

Aunque no estén aprobados por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) las consumidoras siempre pueden encontrar la forma de adquirirlas, por lo que Michel considera que lo mejor que pueden hacer es presionar a las autoridades para que les abran las puertas a las copas menstruales.

En este caso su calidad radica en la cantidad de certificaciones que tenga sobre su material, producción y el producto final, lo cual les permita a las consumidoras adquirir un copa que esté avalada por las autoridades sanitarias.