:)

Sociales

De la sátira a los buenos deseos, así surgió la tradición de comer 12 uvas en Año Nuevo

Este “ritual” estaba muy lejos de ser lo que hoy significa

Publicado

on

Canva

Las doce uvas de los deseos forman parte de una de las principales tradiciones de Año Nuevo que se realiza en México y otras partes del mundo y que, según las creencias, traen consigo la mejor de las suertes para poder cumplir nuevos propósitos. 

Aunque a muchos les dé ansiedad por el miedo a olvidar los propósitos o deseos a la hora de comer las uvas durante las primeras 12 campanadas de la medianoche, o porque no puedan comerlas lo suficientemente rápido, este ritual es uno de los que casi nunca faltan entre las familias mexicanas. 

via GIPHY

La sátira, su origen

Esta tradición, que tiene sus orígenes en España, tiene registros de llevarse a cabo desde 1895, pero se estableció formalmente en 1909 cuando algunos viticultores de Alicante impulsaron la venta de uvas para representar la prosperidad y abundancia del nuevo año, con la finalidad de sacar su excedente. 

No obstante, hay registros que señalan que esta práctica se popularizó en la década de 1880, cuando increíblemente fue usada como una forma de protesta. 

Se cuenta que para ese entonces la alta burguesía de Madrid había adoptado la forma francesa de celebrar la Navidad, con fiestas privadas en donde bebían licores finos y uvas como acompañamiento. 

Sin embargo, por otro lado las autoridades madrileñas impusieron una cuota de 1 duro (cinco pesetas) a todos los que quisieran salir a recibir a los Reyes Magos, una tradición que servía para ridiculizar a algunos forasteros que llegaban esos días y a quienes se les hacía creer que había que ir a buscar a los Reyes Magos;  o bien que era usada para beber en exceso y hacer ruido. 

Ante ello, las clases populares se dieron cita en la Puerta del Sol en Madrid para escuchar las campanadas del reloj marcando el Año Nuevo y, como burla a la burguesía, comieron uvas. 

Ahora la Puerta del Sol, una plaza principal en Madrid, alberga a cientos de ciudadanos y turistas cada fin de año en donde se espera con ansias la cuenta regresiva para dar inicio al año con las tradicionales uvas. 

Claro que con el paso del tiempo y del salto entre países lo que inició como un acto de sátira terminó resignificándose hasta convertirse en lo que hoy conocemos como las 12 uvas de los deseos y que representan cada mes del año.

¿Por qué uvas? 

En algunas regiones se cree que las uvas ayudan a ahuyentar el mal y aleja a las brujas, por lo que comerlas como sinónimo de abundancia y su carga espiritual en el Año Nuevo  se ha popularizado. 

LEER MÁS: Sácate un 10 en el intercambio de Navidad con estos tips

Aunque en muchas regiones, ya sea por los altos precios o la disponibilidad, se tiende a comer pasas, la uva verde sin semilla es la más popular y la más fácil de comer en las 12 campanadas del año que comienza. 

Según las creencias, cada uva comida tras la correspondiente campanada de medianoche te dará suerte. Su dulzura o amargura también serían signos de cómo te iría cada mes.

AT