:)

Sociales

El abuso y la explotación sexual en las grandes industrias

Música, deporte, cine o finanzas por igual, se han visto empapados

Publicado

on

abuso explotación sexual grandes industrias

Jeffrey Epstein, el Harvey Weinstein o Sergio Andrade son tan sólo algunos de los nombres a citar, cuando hablamos de explotación sexual en las grandes industrias y la cultura popular.

Este 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niños, y pese a que el mundo parece avanzar favorablemente en esta materia, se trata de un tema tan presente y vigente, que se cuela por todos los rincones del mundo y todas las estructuras sociales.

Lejos de lo que pudiera pensarse, que es un hecho aislado, en comunidades marginadas, el mal de la explotación puede darse en cualquier entorno donde un grupo de personas se encuentran en una situación de vulnerabilidad, y muestra de ello son industrias como la del cine, la televisión o la música.

Este fenómeno se cuela por las paredes de estas industrias bajo el velo del abuso de poder, donde una persona con autoridad se aprovecha de su posición para tener a su disposición a las personas que le rodean.

Es así como cada vez conocemos más historias de mujeres y hombres, jóvenes y adultos, que fueron víctimas de feroces ejecutivos que, cobijados por su prestigio y su poderío, cayeron en casos de abuso y explotación sexual.

Muchas de estas historias, surgen incluso a décadas de haber sucedido, gracias a que desde hace unos años, las víctimas han abandonado el silencio y han unido fuerzas para señalar a sus agresores.

Si bien, en muchos casos, se ha alcanzado el revuelo internacional, es una realidad que muchas otras denuncias han terminado acalladas, y opacadas por las imponentes imágenes y trayectorias de sus antagonistas.

Jeffrey Esptein

La historia de Jeffrey Edward Epstein es una de las más sonadas cuando de explotación sexual a grandes escalas se trata, pues el magnate, señalado de depredación sexual y abuso contra unas cuarenta menores, entre otros delitos, terminó suicidándose en la celda donde estaba recluido.

Epstein, que era gerente de un fondo de inversión, fue hallado ahorcado en 2019, a los 66 años, cuando aguardaba su juicio en una prisión de Nueva York. 

Fue amigo de innumerables celebridades a lo largo de los años, incluido el expresidente estadounidense Bill Clinton y el príncipe Andrés del Reino Unido. 

Larry Nassar

Simone Biles fue uno de los nombres más sonados durante los recientes Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y no por sus actuaciones, sino por la cancelación de estas.

Y es que, en medio de la justa deportiva, la gimnasta, considerada por muchos la mejor de todos los tiempos, sufrió una serie de colapsos emocionales que impidieron que participara.

Por desgracia, la herida seguía abierta para la atleta, cuando de Larry Nassar se trata.

“Culpo a Larry Nassar, y también culpo a todo el sistema que permitió que perpetrara sus abusos”, dijo recientemente Simone sobre el médico del equipo.

Al dar su testimonio, la medallista olímpica señaló directamente a la USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense de estar al tanto de los abusos que ella y otras deportistas sufrían por parte de Nassar.

No quiero que ningún otro joven atleta olímpico o ningún otro individuo sufra el horror que yo y que otros cientos han soportado y continúan soportando hasta hoy”, dijo la joven visiblemente consternada. 

Actualmente Nassar, señalado de abusar de al menos 330 jóvenes, cumple una condena de entre 40 y 175 años de prisión, además de 60 años por pornografía infantil, además de una cadena perpetua. El escándalo estalló en medio del movimiento MeeTo.

Dr. Luke

Lukasz Sebastián Gottwald, mejor conocido como Dr. Luke, es considerado uno de los productores más prolíficos y exitosos de la industria reciente del pop. Sin embargo, mientras su trayectoria en los charts parece inmaculada, no se puede decir lo mismo de su vida privada, desde que la cantante Kesha lo acusó por por agresión sexual, acoso sexual, violencia de género y abuso emocional.

La bomba explotó en 2014, cuando la intérprete de éxitos como Tik Tok y Your Love Is My Drug (ambas, con la mano de Dr. Luke) lo señaló por abusar de ella en distintos modos a lo largo de sus diez años de colaboración.

Al final, Gottwald contrademandó a Kesha, acusándola de difamación, en una contienda donde resultó victorioso, pero nadie podría decir, del todo, que salió airoso.

Si bien, la cantante no volvió a participar en la industria musical, la actividad de la mancuerna de Max Martin también se redujo considerablemente después del escándalo. Y, a la fecha de hoy, hay quienes respaldan la versión de Kesha.

Tal es el caso de Lady Gaga quien, cuando reveló que también fue víctima de un productor musical cuando tenía 19 años, dijo:

“Me formé una opinión muy clara sobre él y su reputación cuando vi a esa chica en un cuarto trasero. Esa era la imagen de… algo que me había sucedido a mí misma, y sentí y supe en mi corazón que [Kesha] estaba diciendo la verdad, y la creo”,

Harvey Wenstein

No importa si Bastardos sin Gloria, kids, Scream, Perros de Reserva, Pulp Fiction o El Discurso del Rey pesan en su trayectoria. De acuerdo con Wikipedia, el cv que presenta a Harvey Wenstein es el de un “excineasta y depredador sexual estadounidense”.

Y es que el caso de este hombre es tan sonado, que, pese a pertenecer a la industria del cine, sus peculiares filtros para catapultar o sepultar la carrera de decenas de mujeres trascendió hasta en el mundo de la música incluso años antes de que arrancaran sus acusaciones.

Ya en el año 2012, la cantante Lana del Rey habría hecho un giño indirecto en su canción “Cola” (esa, donde compara el sabor de sus genitales con el de un famoso refresco) luego de haber sido acosada por el productor:

Harvey’s in the sky with diamonds and he’s making me crazy, all he wants to do is party with his pretty baby” (“Harvey me está volviendo loca, lo único que quiere es estar de fiesta con su nena bonita”).

Para entonces, el poderío de Weinstein fue tal que la cantante tuvo que modificar posteriormente la lírica de la canción, y sustituir el “Harvey’s” por un sutil “he’s”.

Pero el depredador no fue intocable por mucho tiempo, y el 5 de octubre de 2017, varias mujeres se unieron para una denuncia conjunta, que al poco tiempo sumaba más de 80 nombres.

En una declaración para The New York Times, Weinstein dijo: «Entiendo que la forma en que me he comportado con mis colegas en el pasado ha causado mucho dolor y sinceramente pido disculpas por ello». Un asesor lo describió como «un viejo dinosaurio aprendiendo nuevos modales». Weinstein declaró que iba a alejarse del trabajo y asistir a terapia para «ocuparse del asunto sin rodeos».

Sin embargo, su abogada, Lisa Bloom, dijo que «él descarta muchas de las acusaciones como evidentemente falsas».​ Tras las declaraciones de Judd, parte de la directiva de la compañía de Weinstein renunció como forma de protesta.​ En mayo de 2018 fue arrestado y posteriormente puesto en libertad tras pagar la fianza.​

Chris Pratt

Chris Pratt protagonizó la más reciente saga de Jurassic World y la exitosísima saga de Los Guardianes de la Galaxia; pero también un gran escándalo, donde, junto a grandes ejecutivos de Hollywood, fue señalado por abusar a menores de edad.

Fue Tammy García, madre de Ricky García, joven actor e integrante de la boyband Forever in Your Mind, quien acusó al hombre que interpreta a Starlord en el Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) de organizar fiestas en su mansión, donde numerosos directores y productores drogaban y violaban a menores de edad.

Tammy no acusó directamente a Pratt de abuso sexual pero si de encubrir los hechos, permitiendo que todo se diera en su hogar y con su consentimiento. Ella, denuncia una red de tráfico de niños en Hollywood donde hay muchos actores que forman parte o que consienten dichos actos,

«La demanda alega que desde la edad de 12 años Ricky fue arreglado, abusado sexualmente y violado semanalmente, y que Joby Harte lo pasó como» juguete sexual «a otros pedófilos poderosos en todo el negocio».

Al final, la polémica no ha trascendido a más, y, como en muchos otros casos, el silencio parece que será la salida, mientras las grandes productoras que cobijan a Pratt en sus proyectos no han anunciado alguna separación del histrión de entre sus filas.

Sergio Andrade

No importa qué haga, Gloria Trevi siempre será perseguida, al menos mediáticamente, por el fantasma de Sergio Andrade, y probablemente el clan más popular de trata de personas a este nivel en la industria musical mexicana.

Su carrera estaba en auge en los años noventa cuando salieron a la luz acusaciones en su contra por ser presuntamente cómplice de su manager y productor, Sergio Andrade, por trata de personas y explotación infantil y abuso sexual.

Además de Aline Hernández, ex esposa de Andrade y corista de Trevi, varias mujeres juntaron sus denuncias; la pareja huyó a Brasil y fue detenida hasta enero del año 2000. Gloria aseguró ser inocente y, en cambio, víctima de abusos físicos y mentales por parte de Andrade desde los 15 años.

Mientras tanto, el productor fue extraditado de Río de Janeiro a Chihuahua y posteriormente absuelto de los cargos.

La denuncia que mayor peso tuvo fue la de la joven Karina Yapoor. Por esta, Andrade fue detenido nuevamente en 2003 y posteriormente condenado a 7 años de prisión. Posteriormente fue puesto en libertad en 2005.

Aunque hay más de dos décadas de distancia parecían separar a la cantante del escándalo, este parece muy vigente en el marco de los movimientos feministas que exigen medidas contra la violencia de género; y aunque la cantante parece estar en un buen momento de su carrera, parece que la sociedad no termina de perdonarla por sus ‘deslices’ del pasado.

¿Justin Bieber?

No, el joven que se hizo popular con Baby hace poco más de una década no aparece en esta lista como victimario; sino como una presunta víctima que, mediante su música habría buscado hacer una denuncia sutil pese a tener todas las de perder.

El 3 de enero de 2020, el intérprete canadiense regresó de una ausencia musical de tres años con Yummy, como el primer sencillo de Changes, su quinto álbum de estudio. Dado que el polémico músico lleva un rato sin ser de los favoritos en la industria, la canción tuvo un éxito moderado en las listas del mundo.

Sin embargo, algunos apuntan que, con esta pieza, Bieber buscaba algo más que apoderarse de los charts: quería utilizar su alcance mainstream para hacer una denuncia ante la insostenible situación de abuso y explotación sexual que opera mediante una red mundial.

Fueron integrantes de Anonymous quienes reforzaron las versiones que venían comentándose en redes sociales sobre cómo “Yummy” era un señalamiento subliminal a la red Pizzagate, una teoría conspirativa que apunta a numerosos personajes de las élites mundiales con una red de prostitución y explotación infantil que, gracias a su poder, permanece “bajo el agua”.

Bieber había comercializado inicialmente la canción publicando fotos de bebés y niños pequeños con la palabra “Yummy” en su página de Instagram.

Y es que se han encontrado elementos en la letra, el video y el concepto del sencillo que apuntan a que, para llegar a su ascenso, la estrella juvenil fue víctima de diversos abusos, por parte de productores y ejecutivos, y finalmente estaba listo para, a su modo, hacer una llamada de alerta.

Los señalamientos de Anonymous al respecto fueron tan incendiarios que incluso se atrevieron a apuntar que personajes como la Princesa Diana de Gales, el actor Paul Walker o el productor musical Avicii no murieron en accidentes o suicidándose, como, respectivamente, se ha comentado; sino que fueron asesinados porque tenían información contundente sobre el Pizzagate, y estaban dispuestos a utilizarla para hacer colapsar esa organización de élites.

Son estos mismos comentarios los que, para decenas de personas han tumbado la credibilidad de la teoría, y la confinan a sólo una suma de coincidencias. Sin embargo, algo cierto es que la canción de Bieber, y su video, contienen algo inquietante, pues al final de este, un hombre maduro devora un pastel, colocado en un plato que contiene una imagen del músico cuando era niño, y la letra incluye versos como:

“Levantándote, mantenme en ascenso
Perdí el control de mí mismo, estoy comprometido
Eres <<incriminatoria>>, sin disfraz (sin disfraz)
Y nunca te quedarás sin provisiones”

Cabe mencionar que esta teoría engloba por igual a músicos, cineastas, deportistas, políticos y casi cualquier tipo de celebridad.

La información fue difundida en redes sociales y páginas web de noticias falsas, y aseguraba que la pizzería Comet Ping Pong de Washington era el epicentro de una presunta red de pedofilia ligada a Hillary Clinton, candidata demócrata en las elecciones presidenciales de 2016.

Edgar Maddison Welch, un hombre de 28 años, llegó armado el 4 de diciembre de 2016 al negociode pizzas y disparó sin causar heridos, presuntamente con el objetivo de salvar a niños de una supuesta red de esclavitud sexual. Lo que hizo que el tiroteo generara teorías de que la conspiración era más grande.

En blogs, canales de YouTube y programas de radio por internet dedicados a teorías conspirativas, el arresto de Edgar Maddison Welch por el llamado ‘Pizzagate’ fue solo una “bandera falsa”, un término que ellos usan para acciones encubiertas o de distracción y que son orquestadas por el gobierno u otros grupos poderosos.

EC