:)

Sociales

Enigmáticas obras artísticas inspiradas en el amor

La última historia te hará llorar…

Publicado

on

Especial

Desde la religión hasta seres mitológicos, han sido diversos los temas que han servido de inspiración a los pintores, escultores, arquitectos y otros artistas para realizar sus más grandes obras y, por supuesto, el tema del amor se ha ganado su lugar y ha inmortalizado con sus significado miles de piezas. 

Por ello, para celebrar este 14 de febrero te traemos un recuento de las obras más significativas que giran en torno al amor. 

Taj Mahal 

Considerada como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno, el Taj Mahal es un monumento indú que fue construido entre  1631 y 1654 que fue mandado a hacer por el emperador Sha Jahan a su esposa favorita, Arjumand Banu Begum, quien murió al parir a su decimocuarto hijo.

Se piensa que en este emblemático monumento al amor participaron alrededor de 20 mil trabajadores liderados por el arquitecto de la corona Ustad Ahmad Lahori.

El mausoleo está cubierto de mármol blanco y también incluye una gran mezquita en donde descansan los restos de la mujer. 

El monumento es un importante destino turístico de la India y en 1983 fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. 

“El beso”, de Pablo Picasso

La pintura de Pablo Picasso es una de las más reconocidas del pintor cubista que fue creada en 1969, justo cuatro años del fallecimiento del artista. 

Picasso, que siempre plasmó los temas sobre la sexualidad y el erotismo en sus obras, también dejó este toque en “El beso”, en donde se ve a dos amantes siendo uno mismo al fundirse en un apasionado beso.  

La imagen también marcó un hito en su carrera, pues usó colores que nunca antes había usado o que le eran poco comunes. 

Se cree que incluso en los rasgos faciales de los protagonistas se puede ver una similitud a los rasgos genitales tanto masculinos como femeninos. 

“Psique reanimada por el beso del amor” de Antonio Canova

Esta escultura de estilo neoclásico no puede ser más romántica, pues desde su nombre hasta su origen está inspirado en el amor al tener como protagonista a Cupido. 

Esculpida en mármol por Antonio Canova en 1793 muestra a dos personas uno Cupido -el Eros- y por otro lado una diosa convertida en humana -la Psique-. 

La imagen deja ver a la pareja el momento en el Psique es despertada por un beso por parte de su esposo Cupido, luego de que ella estuviera en un sueño profundo por abrir una caja prohibida. 

La pieza actualmente se encuentra exhibida en el museo de Louvre. 

El templo de Nefertari

También conocido como “Templo de Hathor“, el Templo de Nefertari fue construido bajo el mandato del tercer faraón egipcio de la Dinastía XIX Ramsés II, como homenaje a su esposa preferida, la reina Nefertari. 

A la entrada de este recinto, uno de los pocos dedicados a las mujeres en el Antiguo Egipto, se lee una dedicatoria: “Una obra perteneciente por toda la eternidad a la gran esposa real Nefertari-Merienmut, por la que brilla el Sol”.

El templo también está inspirado en la diosa Hator, del amor y la belleza, con el que Ramsés II buscaba impresionar a los enemigos del sur de Egipto y engrandecer a su pueblo. 

“Los amantes”, de René Magritte

Aunque se habla que esta pintura también refleja el trauma que el artista tenía por el suicidio de su madre, a quien sacaron ahogada de un río, la obra de René Magritte deja ver en un primer plano a una pareja con los rostros cubiertos mientras se besan de forma apasionada. 

Hay expertos que señalan que la obra también estaría inspirada en el deseo, el amor imposible o prohibido y los amores pasados, ya que aunque los amantes se besan, no pueden estar unidos. 

Actualmente se encuentra en exhibición en el MoMA de Nueva York, en la colección de Richard S. Zeisler. 

“Love” de Robert Indiana

Aunque las esculturas pop art “Love” de Robert Indiana han aparecido desde 1970 en diversas ciudades del mundo, ninguna es tan famosa como la de la Sexta avenida de Nueva York. 

La obra, que también ha puesto en sellos estaría inspirada en su educación de niño bajo creencias cristianas, en donde la palabra “Amor” se usaba para referirse a Dios y a lo bueno.  

Castillo de Coral,  Edward Leedskalnin 

El amor no correspondido también ha inspirado una de las obras arquitectónicas más hermosas como el Castillo de Coral de Edward Leedskalnin, quien antes de casarse fue abandonado por su amada.  

Ante el amor que él sentía por ella, el hombre -quien sabía también de albañilería- cortó, movió y colocó cada bloque de coral durante las noches, lejos de la mirada de todos y cuando su mente más la recordaba. 

Se cree que Edward siempre tuvo la ilusión de que su amada regresara con él y habitara el castillo que le había dedicado.

Todas las esculturas del castillo se conservan y juntas suman cerca de mil 100 toneladas de peso.

AT