:)

Sociales

¡No estas sola! Espacios feministas para pedir ayuda psicológica

La psicología feminista nos permite reapropiarnos de nuestras historias de vida, cuerpos y reconocernos como protagonistas

Publicado

on

psicoterapia feminista
Foto: Canva

Las mujeres experimentamos problemas diferentes como consecuencia de la opresión, las desigualdades, violencias, las expectativas a las que somos sometidas desde muy niñas, entre otros procesos políticos, económicos y sociales.

Por tanto la psicoterapia feminista busca visibilizar el cómo todos aquellos malestares que nos llevan a terapia están relacionados con desigualdades socioculturales y políticas.

Porque lo personal es político, conectar con nosotras mismas es traer al debate público nuestros “problemas personales”, aquellos del cuerpo, del sexo, sobre la apariencia, el aborto, la violencia y más.

La psicóloga y autora de “Feminismo terapéutico”, María Fonet, explica que la mirada de género permite reconocer las desventajas y abrazar nuestra vulnerabilidad para reclamar el control y empoderarnos.

De modo que la psicología feminista nos permite reapropiarnos de nuestras historias de vida, cuerpos y reconocernos no solo como protagonistas de ellas, sino como sujetas políticas.

Basta con hablar, escuchar y ver a tu mejor amiga, hermana, madre, tía o abuela para entender que nuestras emociones no son individuales sino compartidas, que la experiencia de ser mujer y nuestras conducta han sido patologizadas históricamente con diagnósticos como la histeria para silenciar nuestras voces.

Acudir a terapia feminista valida nuestras experiencias emocionales y cuestiona las masculinidades, así como el sistema patriarcal, de modo que sí, lo emocional también es político.

LEE TAMBIÉN: Las hermanas Mirabal y la lucha contra la violencia a las mujeres

Si buscas un espacio seguro terapéutico y de acompañamiento emocional, en Noticias en la Mira te contamos sobre algunos lugares para sanar:

SORECE AC

Esta Asociación de Psicólogas Feministas ofrece terapia individual, en pareja, familiar e infantil ya sea de manera presencial o en línea, dependerá de cómo te sientas más cómoda.

Quienes la integran cuentan con una formación desde distintas perspectivas psicoterapéuticas, donde además el género, la raza, clase y etnia tiene un peso fundamentas en las soluciones.

¿Quieres conocer más?

Para agendar una cita o entrevista inicial debes ingresar a su página web, seleccionar la categoría, el servicio, así como el día que te gustaría tu sesión, finalizar la compra y proceder al método de pago.

InsuRed

Esta red de acompañamiento y psicoterapia feminista se encuentra en la Ciudad de México, se trata de un grupo de terapeutas que trabajan desde una perspectiva ética, cálida y feminista.

En InsuRed sus integrantes se asumen como feministas e “insurrectas” que apuestan a la autonomía como una forma de vivir individualmente y como colectiva, a partir de tejer redes.

¿Quieres conocer más?

Desde su página web puedes conocer más sobre las insurrectas, quiénes son, los temas en los que se especializan como violencia sexual, migración, violencia de género, amor romántico, duelo y más.

De igual manera podrás reservar tu primera consulta por este medio y ellas se comunicarán contigo.

Hablar Sana

Se trata de un espacio terapéutico y de acompañamiento emocional seguro para mujeres y disidencias desde el psicoanálisis con un perspectiva feminista.

En Hablar Sana la propuesta es crear un espacio seguro y de cuidado, donde la relación paciente-terapeuta es horizontal e igualitaria.

Aquí podrás encontrar un lugar donde tus emociones serán escuchadas, no emitirán un diagnóstico sobre ti, pues considerar que etiquetar la sintomatología de una persona podría acallar su voz, su dolor, así como su cuerpo.

¿Quieres saber más?

Puedes contactarlas a través de WhatsApp al número 5539850188 o a través de su Instagram.

El costo de la sesión es de 500 pesos y las citas son a través de videollamadas, por lo que sugieren que te encuentren en un espacio privado o donde te sientas en confianza de hablar.