:)

Sociales

Esperma de ratón guardado en la ISS produjo “crías espaciales”

El fluido estuvo expuesto por años a radiación

Publicado

on

ratón esperma iss
Foto: Especial

Washington, Estados Unidos.- Investigadores japoneses descubrieron que esperma de ratones expuesto durante seis años a altos niveles de radiación generaron saludables “crías espaciales”, según un estudio publicado el viernes en la revista académica Science Advances.

El esperma estuvo guardado liofilizado (deshidratado y congelado) en la Estación Espacial Internacional (ISS). Una vez en la Tierra fue rehidratado y se engendraron 168 crías libres de defectos genéticos.

Teruhiko Wakayama, biólogo y principal autor del estudio, dijo a la AFP que hay pocas diferencias entre los ratones fertilizados con esperma que estuvo en el espacio y el que estuvo confinado en nuestro planeta.

“Todas las crías tenían apariencia normal”, dijo, y cuando se examinaron los genes “no se encontraron anormalidades”.

En 2013, Wakayama y colegas de la universidad japonesa de Yamanashi enviaron a la ISS para su estudio tres cajas, cada una de las cuales contenía 48 ampollas de esperma liofilizado.

Entérate: Así se borró Lupillo Rivera tatuaje de Belinda; las redes reaccionan

El objetivo era determinar cuánto tiempo de exposición a la radiación del espacio podría dañar el ADN de células reproductivas o si se generaban mutaciones, lo cual podría ser un problema para nuestras especies en futuras misiones de exploración y colonización espacial.

Lo enviado a la ISS volvió a la Tierra para fertilización en los primeros nueve meses, luego tras dos años y finalmente tras seis y se generaron cientos de nacimientos.

El esperma liofilizado para el experimento fue escogido porque puede preservarse en temperatura ambiente en vez de necesitar un congelador.

Las ampollas eran también muy pequeñas y livianas, casi del tamaño de un pequeño lápiz, lo que reducía costos de envío.

Cuando los “ratones espaciales” llegaron a la adultez, se aparearon al azar y la siguiente generación también pareció normal.