:)

Sociales

John Geddert se suicida tras acusaciones por agresión sexual

La fiscalía imputaba dos cargos de agresión sexual en primer grado con un atleta de entre 13 y 16 años

Publicado

on

Washington, Estados Unidos.- John Geddert, entrenador del equipo de gimnasia femenina de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de 2012, se suicidó este jueves poco después de ser acusado de agresión sexual contra múltiples jóvenes deportistas, según informó la fiscalía del estado de Michigan (noreste).

Mi oficina ha sido notificada de que el cuerpo de John Geddert fue encontrado esta tarde después de quitarse su propia vida“, dijo la fiscal estatal, Dana Nessel, en un mensaje en su cuenta de Twitter.

“Este es un trágico final para una trágica historia para todas las personas involucradas”, agregó la fiscal sin dar más detalles sobre las circunstancias del suicidio de Geddert, quien fue hallado muerto en un área de servicio de una autopista.

La mañana del jueves, la fiscal había anunciado a la prensa que Geddert, de 63 años, iba a afrontar 24 cargos por abusos físicos, verbales y sexuales a una veintena de víctimas cometidos entre 2008 y 2018 en el club de gimnasia Twistars, de su propiedad, ubicado cerca de Lansing (Michigan).

En ese club trabajaba como médico Larry Nassar, exmédico del equipo nacional de gimnasia, quien fue protagonista de uno de los mayores escándalos del deporte estadounidense al destaparse que abusó sexualmente de más de 200 atletas a lo largo de dos décadas, delitos por los que fue condenado en 2018 a entre 40 y 125 años de prisión.

La fiscalía imputaba al Geddert dos cargos de agresión sexual en primer grado, ambos relacionados con una atleta no identificada de entre 13 y 16 años, con penas que podían llegar hasta la cadena perpetua.

Además, la fiscalía alega que el trato que el exentrenador daba a sus gimnastas podía constituir trata de personas “ya que al parecer sometía a sus atletas a trabajos o servicios forzados en condiciones extremas que contribuían a que sufrieran lesiones y daños”.

“Geddert desatendió por entonces esas lesiones que le fueron reportadas por las víctimas y utilizó la coacción, la intimidación, las amenazas y la fuerza física para conseguir que actuaran al nivel que él esperaba”, señaló la fiscalía.

Las víctimas sufren desde desórdenes alimenticios, incluyendo bulimia y anorexia, a intentos de suicidio y autolesiones“, describió Nessel.

Geddert sometía a sus gimnastas a una preparación física “excesiva, obligándolas repetidamente a cumplir incluso estando lesionadas, a un abuso emocional extremo y a abusos físicos, incluyendo agresiones sexuales”, agregó.