:)

Sociales

Las reliquias que dejó la Independencia de México

¿Qué pasó con estos objetos? ¿En dónde se encuentran? Te contamos

Publicado

on

Fotografías: INAH

A 211 años del arranque de la Guerra de Independencia y a casi 200 de la Consumación, han sido varias las reliquias que este proceso histórico dejó a su paso, algunas todavía bien conservadas, otras más oxidadas y unas más que ni siquiera estaban en territorio mexicano. 

Desde el estandarte de la Virgen de Guadalupe del cura Miguel Hidalgo y Costilla hasta el acta de Proclamación de la Independencia de México… ¿en dónde se encuentran estos objetos o qué fue de ellos? Te contamos. 

Estandarte de la Virgen de Guadalupe

De acuerdo con la Historia de México oficial, fue la  madrugada del 16 de septiembre de 1810 cuando el cura Miguel Hidalgo y Costilla tomó un cuadro de caballete con la imagen de la Virgen de Guadalupe para convocar al pueblo a la insurrección.

De acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INAH) el estandarte de la Virgen de Guadalupe fue elaborado en tela de algodón y muestra la imagen de la Virgen de Guadalupe pintada al óleo, mientras la flanquean dos escudos. 

El primero muestra el escudo de armas español, con elementos de León y Castilla; mientras que el segundo muestra en primer plano a dos santos, San Pedro y San Pablo, en segundo plano una iglesia y tres montículos.

Fotografía: D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

Debajo se lee “Viva María Santísima de Guadalupe”; también se observan dos ramos de flores y un querubín que se encuentra a los pies de la virgen. 

Cabe apuntar que esta pieza estuvo un tiempo en el Museo Nacional de la calle de Moneda en el Centro Histórico, pero actualmente se conserva en el Museo Nacional de Historia Castillo de Chapultepec.

De acuerdo al libro “Pesquisas sobre un estandarte. Historia de un museo” de Jacinto Barrera Bassols, el óleo fue hecho por el pintor facultativo de la Academia de San Carlos, Andrés López, en 1805.

Campana de Dolores

De nuevo Miguel Hidalgo es protagonista de este objeto emblemático de la Historia, pues fue el propio cura quien -luego de que se descubriera la conspiración- hizo sonar la campana de la Parroquia de Dolores la madrugada del 16 de septiembre para convocar al pueblo a levantarse en armas contra el “mal gobierno”. 

LEE TAMBIÉN: De maternidades a inmundicias, esto se le atribuía a las diosas mexicas

Cuando se consumó la guerra, la campana fue conservada por los gobiernos liberales al ser considerada un símbolo. 

Actualmente la campana de Dolores puede admirarse en un nicho ubicado justo arriba del balcón central de Palacio Nacional, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, misma que es sonada cada 15 de septiembre por el Presidente de la República en turno, quien replica la arenga de Hidalgo frente a los ciudadanos que asisten a la ceremonia. 

La campana fue trasladada de Dolores, Hidalgo, a la Ciudad de México en 1896 a petición del entonces presidente Porfirio Díaz. El 14 de septiembre de ese mismo año fue colocada en Palacio Nacional y sonada un día después. 

La pieza está fundida en bronce, mide 1.77 metros desde la orilla de la boca hasta la parte superior del contrapeso, y 1.09 metros de diámetro; además, tiene 11 centímetros de espesor.

Acta de Independencia

El Acta de Independencia del Imperio Mexicano , como originalmente se le conoce, puso fin al dominio del Imperio español y fue redactada en Palacio Nacional de la Ciudad de México el 28 de septiembre de 1821 por Juan José Espinosa de los Monteros, secretario de la Suprema Junta Provisional Gubernativa.

En ese entonces se redactaron dos ejemplares, una de ellas quedó deshecha durante un incendio en la Cámara de Diputados ocurrido en 1909. 

Tomada de @BPOGobMx

El otro ejemplar fue robado y luego recuperado por Maximiliano de Habsburgo, que a su muerte fue sacada del país por el confesor del emperador. Tiempo después fue vendido al historiador Joaquín García Icazbalceta, quien la conservó y posteriormente heredó a su hijo Luis García Pimentel, quien la vendió a Florencio Gavito. Éste último la heredó en su testamento al presidente Adolfo López Mateos. 

LEE TAMBIÉN: Ángel de la Independencia, testigo de 111 años de historia

Luego de esa travesía el documento fue expuesto en el Castillo de Chapultepec. El Acta está protegida actualmente dentro de dos guardas elaboradas con materiales libres de ácido, en la bóveda de seguridad del Archivo General de la Nación, espacio que cuenta con monitoreo climático.

El documento tiene la firma de 35 individuos entre los que destacan Agustín de Iturbide y Anastasio Bustamante, entre otros.

Bandera del Ejército Trigarante 

Fue el 27 de septiembre de 1821 cuando el Ejército Trigarante entró victorioso a la Ciudad de México, encabezado por Agustín de Iturbide, un hecho que puso el punto final a la Guerra de Independencia. 

D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

Entre la celebración destacó la llamada bandera del Ejército Trigarante, 

un objeto con tres franjas diagonales de tres colores: blanco, verde y rojo; en cada franja había una estrella dorada de ocho puntas para representar las tres garantías. La bandera original tiene un escudo bordado con la corona real, rodeada por las palabras “Religión, Independencia, Unión”.

D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

La bandera actualmente se encuentra resguardada en el Castillo de Chapultepec. 

Uniforme de Morelos 

Durante el Centenario de la Guerra de Independencia, en 1910, el gobierno de España acordó regresar a México el uniforme del general José María Morelos y Pavón. 

En un acto de “simpatía y cariño” con el pueblo mexicano, la vestimenta fue traída por el embajador español, el marqués Camilo García de Polavieja y del Castillo, esto luego de que en los años de la guerra Félix María Calleja, virrey de la Nueva España, la enviara al viejo continente. 

D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

Resguardado en una caja encristalada y custodiado por una guardia compuesta por una docena de militares, el uniforme de Morelos desfiló desde la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) hasta el Palacio Nacional.

Recientemente un sujeto no identificado robó la prenda del héroe nacional del museo de La Constitución, en Apatzingán, se la puso y corrió por las calles por unos minutos con ella hasta que fue detenido. 

Restos de los héroes nacionales

El Ángel de la Independencia, el enigmático monumento ubicado en el corazón de Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, lleva consigo casi 111 años de historia pero lo que pocos saben es que también es un mausoleo. 

Fue en 1923 cuando el Gobierno de México ordenó el traslado de los restos de algunos héroes nacionales al Monumento, luego de hacer tres nichos dentro de la columna. 

Urna que resguarda los restos de los héroes nacionales. Foto: D.R. Instituto Nacional de Antropología e Historia, México

Ahí reposan los restos de Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos, Vicente Guerrero, Guadalupe Victoria y Leona Vicario, siendo ésta última la única mujer en el recinto.

LEE TAMBIÉN: Parajes de la Historia: De cuando México le hizo “el fuchi” al maíz

Josefa Ortiz, conocida como “La Corregidora”, se encuentra sepultada en Querétaro.

El 30 de mayo de 2010, a 200 años de la Guerra de Independencia, fueron exhumados los restos con honores militares para ser trasladados al Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec y luego al Palacio Nacional para una ceremonia especial.

AT