:)

Sociales

¡No lo creerías! Así fue el macabro origen del tradicional pan de muerto

Es uno de los elementos fundamentales en los altares y ofrendas del Día de Muertos

Publicado

on

Foto: Canva

No hay comida que se compare en forma y sabor en el mundo que el de nuestro tradicional e inigualable pan de muerto, un elemento indispensable en nuestros altares y ofrendas de Día de Muertos, y ya un símbolo más que delicioso en la cultura de los mexicanos pero, lo que no muchos saben, es que tiene un macabro origen, te contamos.

Como cada año los difuntos regresan a la tierra para reencontrarse con sus familiares durante el 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre, en una tradición que se ha mantenido por generaciones, y como siempre en México, los alimentos tienen gran relevancia en la cosmovisión sobre todo en la de los Santos Difuntos.

Una leyenda de azúcar y sangre…

El origen del tradicional pan de muerto se remonta a la época de los sacrificios humanos y a la llegada de los españoles a nuestro país, aproximadamente en 1519, pues en la región aún no había trigo. Antes las ofrendas consistían con “panes” de diversas figuras como mariposas o rayos (xonicuille) hechos a base de amaranto y “pan ázimo” que era un pan de maíz seco y tostado.

El equivalente al pan de muerto como ahora lo conocemos sería el “huitlatamalli” que era una especie de tamal. En la época prehispánica se hacía también la “papalotlaxcalli” o pan de mariposa. Al parecer era como una tortilla a la cual se le imprimía a la masa aún cruda un sello en forma de mariposa, una vez cocida, se pintaba coloridamente.

CONTINÚA LEYENDO: Especial Día de Muertos: Brujas en México, mucho más que un cuento

En cuanto al pan de muerto como lo conocemos, se dice que en el México antiguo antes de la conquista, una princesa era ofrecida a los dioses como parte de un ritual. Su corazón aún latiendo era introducido en una olla con amaranto (alimento que consideraban muy especial), y el sumo sacerdote, quien era la persona encargada de dirigir el ritual, mordía el corazón en señal de agradecimiento a los dioses, haciendo así un macabro y sangriento acto, que dejaría mudo a cualquiera.

Como era de esperarse, los españoles, al considerar estos actos como barbáricos, y por la unión de las dos culturas, se comenzó a elaborar pan de trigo con la forma de corazón y cubierto de azúcar con tintes rojos, que simulaba la sangre, esto con el objetivo de ir remplazando los antiguos rituales.

Así fue como surgió el pan de muerto.

Un delicioso pan con significado…

La industria del pan en México comenzó a desarrollarse en el siglo XVII y poco a poco las formas y masas de los panes se hicieron más elaboradas, un claro ejemplo de esto, es el tradicional pan de muerto, que fue cambiando con el paso de los años hasta tomar su forma clásica que conocemos hoy en día, y tiene un gran significado:

La forma circular de la base del pan representa el ciclo de la vida y la muerte, el pequeño circulo ubicado en la parte superior representa el cráneo del difunto, y las cuatro canillas que parte del centro representan sus huesos. Además estos se colocan en forma de cruz para simbolizar a los cuatro puntos cardinales, donde habitan los dioses Quetzalcoatl, Tlaloc, Xipe Totec y Tezcatlipoca.

El pan de muerto suele tener sabor a mantequilla o a azahares y estar cubierto de azúcar, pero esto sólo es en el centro del país, pues en realidad existe una gran variedad de panes de muerto.

via GIPHY

Valle de México

Pan de muerto” en algunos lugares llamado hojaldra, es el pan de muerto clásico, redondo, adornado con su canilla de la misma masa, espolvoreado con azúcar blanca y en otras poblaciones con azúcar rosa que recuerda el uso ceremonial del color rojo en la época prehispánica, que representa una tumba con un cráneo y varias canillas entrecruzadas que simulan los huesos, sustituyó al Zompantli.

Además en CDMX se realizan las “despeinadas“, rosquitas de azúcar colorada, el típico pan de muerto con azúcar, ajonjolí y granillo, pan estilizado bordado con la misma masa y una cruz en el centro. Los panes en forma de mariposa, ya que se creía que, al morir, las niñas se convertían en mariposas.

Foto: Canva

Puebla

Se cubren con ajonjolí y se hacen golletes: roscas adornadas con colores. Algunos de ellos tienen relleno de “sequillo” que es un mamón seco con un color amarillo yema de huevo.

Foto: Gobierno de México

Morelos

Se hace con una forma humana, sumamente adornado con bordado de la misma masa y los brazos a los lados a diferencia de otras regiones que representa casi el mismo tipo de pan pero con los brazos cruzados.

Foto: Gobierno de México

Guanajuato

Se preparan las conocidas localmente como “almas“: pan con la forma de una persona. Los adultos son glaseados blancos y al centro un punto de azúcar rosa, y los niños son todos de color blanco. En Acámbaro se elaboran conejos, mulas, borregos y pan de canela.

Guerrero

En las ofrendas (huentli) se colocan panes llamados camarones, tortas y amargosas, también hay muñecos y pan de figura, adornados con azúcar color solferino. En la región de Tixtla se elaboran panes conocidos como almas con azúcar, burros con azúcar rosa, conejos y patas de mula, pan bordado. De Chilocachapa, proceden los tlaxcales hechos de maíz en forma de triángulo. En Telolapan, se preparan figuras zoomorfas de peces, perros, mariposas que son dedicadas a las niñas, alacranes, conejos, etc.

Foto: Captura de Pantalla

Oaxaca

Se prepara un pan de yema, adornado con ramas, corazones, flores y santos. En muchas ocasiones los acabados representan la cara del muerto, ya sea adulto o niño. En Tlacolula, se elaboran conejos, payasos, pan de cazuela y pan de pulque. También se hacen las “regañadas“, panes de pasta hojaldrada que se utilizan en las ofrendas y que representan las “animas” de personas o animales.

Foto: Captura de pantalla

Pan de muerto por los siglos de los siglos…

En el resto del país se elaboran muchos otros tipos que por su variedad sería difícil incluir en esta breve descripción, pero queda claro que la elaboración del pan de muerto para nuestros fieles difuntos es una tradición que ha pasado de generación en generación.

En México se utilizan en la producción panadera casi todas las técnicas de manufactura y decoración de cerámica, e incluso, el ingenio de los mexicanos para fabricar nuevos y diferentes tipos de panes de muerto sigue dando mucho de que hablar.

Actualmente hay panes de muerto rellenos de queso crema, chocolate o de otros tipos de ingredientes como chilaquiles, y no olvides la famosísima concha muerto que es una combinación de tan famosos panes en el país.

Así que no olvides poner pan de muerto para tus queridos difuntos en este Día de Muertos y nunca dejemos morir nuestras bellas tradiciones que forman nuestra identidad.

Diferentes tipos de pan de muerto | Collage

Noticias en la Mira | QT