:)

Sociales

¡No tenían piedad! Así castigaban a los niños, corruptos e infieles en la antigua Tenochtitlán

Considerado el más duro de los castigos, a los niños mal portados les era obligado inhalar humo de una hoguera de chiles

Publicado

on

Foto: Códice Mendoza | INAH

Este 2021, el día 13 de agosto para ser exactos, se cumplen 500 años de la caída de Tenochtitlán, la gran ciudad del imperio mexica, cuyo legado se mantiene vivo en tradiciones, costumbres e incluso en la gastronomía pero, ¿qué hay de los castigos? Te contamos los correctivos más crueles que los mexicas daban a los niños, a los ladrones, a las personas corruptas y hasta los hombres y mujeres que eran infieles.

Algo es seguro, ¡No tenían piedad!.

Antes de que Hernán Cortés desembarcara un 22 de abril de 1519, la sociedad de la llamada ‘Gran Tenochtitlán‘ era una de la más avanzadas de todo el mundo, y sus vestigios así lo demuestran, no solo por la increíble organización de su ciudad, con la construcción de cuatro calzadas principales que facilitarían la movilidad, sino también, por la construcción de acueductos para distribuir el agua, su arquitectura, su forma de cultivo y vivienda (chinampas), pero sobre todo algo esencial y primordial en un lugar donde la población ascendía a más de 230 mil habitantes, más grande que la mayor parte de las ciudades europeas de su época, nos referimos a: la educación.

Fuente: INAH

CONTINÚA LEYENDO: ¡Chile en nogada cumple 200 años! Te contamos su historia, curiosidades y dónde comerlos

En Mesoamérica, en la época prehispánica, especialmente para la cultura mexica, la disciplina y el buen comportamiento fueron puntos fundamentales que eran aplicados desde la infancia. Y es que la crianza de los hijos no era cosa de broma para nuestros ancestros, ya que eran un regalo de los dioses que representaba el futuro de su pueblo. Por ello, los pequeños no solo se encargaban de forjar sus cuerpos para convertirse en grandes guerreros, sino también sus mentes pero, no a todas las personas les gusta seguir las reglas.

Así lo demuestran algunos códices y escritos, que evidencian algunos crímenes como robo, corrupción, adulterio, e incluso, travesuras infantiles, los cuales eran castigados de las peores formas posibles, castigos que en su momento eran comunes, sin embargo, si esto se diera en nuestros días serían considerados como abuso infantil o un delito, debido a la dureza con la que se llevaban a cabo.

Por ello te mostramos los peores castigos que eran aplicados a niños, ladrones, corruptos e infieles en la antigua Tenochtitlán, a 500 años de su destrucción.

Fuente: INAH

Castigos a niños

No sólo en las escuelas se imponía una estricta disciplina y se daban duros castigos, pues como dicen, la educación empieza desde casa. El Códice Mendoza contiene una elocuente descripción de esos castigos, incluso con indicaciones conforme a la edad.

  • 8 años: Si el niño o niña mentían, se les picaba la lengua con púas de maguey, pues el habla era considerada como un don de los dioses y se tenía que respetar, usarlo de manera correcta y embellecerlo con el buen decir. En cambio si era berrinchudo se les untaban hierbas amargas a su boca con el fin de que dejarán el feo hábito de llorar por todo o sin ninguna razón.
  • 9 años: Si el niño no hacía correctamente sus deberes y o las hacía mal, se les ataba de manos y pies, mientras que su padre lo punzaba con las espinas de maguey en todo su cuerpo. A las niñas de esta edad solo se les punzaba en las muñecas.
  • 10 años: Los niños y las niñas mal portados, eran amarrados de las manos y luego se les daba de azotes. En algunas ocasiones se utilizaba la hierba de ortiga, la cual provoca ronchas y comezón en la piel.
Tlatoani_Cuauhtemoc on Twitter: "Otro castigo que era recurrente entre las  familias mexicas, de padres a hijos desobedientes, irresponsables, flojos,  respondones era amarrarles las manos y punzarles el cuerpo con espinaa de  maguey.
Fuente: INAH
  • 11 años: Considerado el más duro de los castigos. Los niños y niñas mal portados les era obligado inhalar el humo de una hoguera con chiles, afectado a su vez los ojos con el picor y ardor. Inhalar chile por la nariz sólo se usaba en casos extremos de niños demasiado problemáticos. Sería el equivalente o peor de rociarte gas lacrimógeno en la cara.
  • 12 años: El niño que se portaba mal en repetidas ocasiones se les desnudaba y eran amarrados de pies y manos. Posteriormente se les aventaba al suelo mojado donde permanecían todo el día. La niña era obligada a barrer por las noches, tanto su casa como la calle y alrededores. También desnudos eran sentados o hincados sobre hormigueros.
Fuente: INAH

Castigos a ladrones y corruptos

No es de extrañarse ya que el robo y corrupción ha existido desde las primeras formas de sociedad y gobierno, y son delitos que continúan presentes aún en nuestros tiempos. Lamentablemente en México ambos delitos se han convertido en un cáncer pero, ¿Qué sería de los ladrones y corruptos si fueran castigados como lo hacían los mexicas?.

En la ‘Gran Tenochtitlán’ tenían castigos severos pero efectivos para erradicar y reducir, a números mínimos estas prácticas, pues se entendía la importancia de uno y otros para el buen funcionamiento de una sociedad, por lo que se utilizaba la expresión: “in cuitlapilli in atlapalli” (el ala, la cola), es decir, que si el dirigente es la cabeza de un ave, nunca podría volar sin la ayuda de su cola y sus alas (el pueblo).

Incluso los gobernantes, a pesar de que se les tenía gran respeto por su importancia, se le castigaba duramente pues se buscaba dar el buen ejemplo a la población.

  • Los nobles que se les conocía como pipiltin merecían la pena de muerte si robaban dinero de los impuestos o tributos.
  • Los ladrones de tianguis o mercados tenían como destino final morir colgados o morir por asfixia.
  • Los recaudadores de estos tributos eran conocidos como calpixques y si cobraban de más a los habitantes del imperio con el fin de enriquecerse también eran asesinados.
  • También recibían la pena máxima los jueces que recibían sobornos. Algunos eran decapitados y otros asfixiados hasta morir.
  • Si el cohecho era de un monto mínimo, era despedido y humillado severamente públicamente.
  • Era tan mal vista la corrupción y el tráfico de influencias en estos tiempos que ningún gobernante de alto mando podía intervenir para evitar el trágico final de la persona castigada.
  • No sólo se castigaba la corrupción, también se educaba para prevenirla. Los huehuetlahtolli (la palabra de los viejos) son discursos que se daban a los jóvenes y en muchos de ellos se resaltan valores como la obediencia, la sobriedad, la rectitud y la honestidad.
Castigos que sufrían los niños mexicas que hoy serían crueles
Fuente: INAH

CONTINÚA LEYENDO: ¡Pozole con carne humana! Estos datos sobre el icónico platillo te impactarán

Castigos a infieles

Por siempre fiel o cuello: En el imperio mexica, el adulterio era un delito serio, en el que las mujeres eran las más severamente señaladas y castigadas.

Si algún hombre o mujer se les encontraba con el cónyuge de otra persona, no había espacio para explicaciones pues se les aplicaba la pena de muerte pública.

En caso de sólo haber sospechosas de algún amante, se sometía a la persona a una seria investigación, pues de encontrarse culpable era ejecutado.

Esto porque se consideraba un agravio al honor de los hombres, pero además se creía que generaban desequilibrios entre la comunidad y el cosmos.  

Así combatían los mexicas la corrupción
Fuente: INAH

Castigo a los borrachos

¡No es broma! En esos tiempos consumir alcohol antes de los 52 años, era castigado severamente, pues no había cabida para desperdiciar el tiempo dormido o “crudo“.

Si a alguna persona se le encontraba ebrio se le castigaba públicamente con el corte rapado de su cabello, pero si volvía a incurrir en este “delito” se le castigaba con la pena de muerte.

Esto porque el alcohol se permitía sólo a los ancianos y sólo en algunas ceremonias y fiestas especiales. Debido a ello, el etnólogo Jacques Soustelle, asegura que el alcoholismo de nuestros antepasados vino después de la Conquista, por el sentimiento de pérdida, derrota y sumisión.

Peculiares castigos que los mexicas aplicaban a sus niños para corregir la  mala conducta
Fuente: INAH

Cabe aclarar que por más sádicos o violentos que parezcan estos castigos, debemos de entender que han pasado ya 500 años, y su pensar era muy diferente a nuestra actualidad, además de que se regían bajo otros códigos de conducta, reglamentos y disciplina, sobre todo por ser una civilización que consideraba la guerra como estandarte y parte fundamental de su existencia.

Con información de Arqueología Mexicana e INAH | Noticias en la Mira | QT