:)

Sociales

Terror mexicano: seis autores destacados en el género

Locura, vampiros, zombis y soledad; conoce obras imperdibles

Publicado

on

autores de terror mexicano
Foto: Especial

Una atmósfera lúgubre y tenebrosa abrazó el aire en días recientes; derivado del Día de Brujas, surge un especial interés por leyendas, mitos y otras historias aterradoras. Para conmemorar esta época de una manera más mexicana, te recomendamos seis de grandes autores mexicanos que se han inmiscuido en el género del terror.

Si bien, México tiene una relación distinta y especial con el Día de Muertos (donde, a diferencia de otras culturas, las ánimas son invitadas a sentarse a la mesa y probar los manjares que en vida más gozaban), la influencia de Halloween, regalo de nuestros vecinos del norte, que a su vez heredaron de las raíces célticas, es enorme en nuestro país.

Es por tal razón que en estas fechas llaman la atención los relatos lúgubres; los cuentos sobre seres humanoides que devoran personas, beben de su sangre o realizan pociones mágicas para hechizarles, por ejemplo.

Pero este año, más allá de pensar en clásicos como H. P. Lovecraft, Edgar Allan Poe, Stephen King o Mary Shelley, te invitamos a sumergirte en el mórbido mundo de escritores mexicanos que te demostrarán que, de la mano de nuestros propios mitos prehispánicos o tomando como referencia otros hechos antes explorados, hay material digno de varios sustos satisfactorios.

Del mismo modo que México guarda una relación curiosa con la muerte y su culto, definir el terror mexicano es en momentos más complejo de lo usual. El uso de fantasmas, casas abandonadas o atmósferas misteriosas que suele estar presente en muchos de los más aclamados textos del género, en México ha sido utilizado para conducirse por otros lares literarios, con resultados inesperados y más cercanos al suspenso, por lo que clásicos de nuestra literatura, como Aura de Carlos Fuentes o Pedro Páramo de Juan Rulfo, podrían provocar la adición de estos autores en el género.

No obstante, el criterio de selección ha sido recopilar a escritores mexicanos que han vagado por el terreno de lo aterrador y lo paranormal de manera más constante y directamente enfocada en mantener al lector sintiendo que hay algo tocando su espalda mientras pasa por las páginas del relato.

Amparo Dávila

Para abrir el listado, vale la pena comenzar con una joya de literaria que partió del mundo en abril de este año, dejando detrás una de las trayectorias definitivas en la literatura fantástica: la gran Amparo Dávila.

Crecida como hija única, a causa de la muerte prematura de sus hermanos, el peligro, la oscuridad, la locura y la muerte se conducen de manera magistral en muchos de sus textos.

Un Hombre en la Oscuridad: MUERTE en EL BOSQUE - de Amparo Dávila
Un hombre en la oscuridad

Muerte en el Bosque, un compilado de cuentos, es probablemente la principal evidencia del genio de Dávila para inmiscuirse en la oscuridad literaria. Entre mitos, trastornos mentales y pérdidas humanas, es un material imperdible.

Mario Cruz

Nacido en Hidalgo en 1962, Mario Cruz es probable uno de los autores más fieles a la literatura gótica.

Además de haber impulsado un taller literario en la Universidad Nacional Autónoma de México en los años ochenta, y de desarrollar el argumento para la telenovela El extraño retorno de Diana Salazar -un sórdido clásico protagonizado por Lucía Méndez-, Cruz cuenta con un extenso material literario y teatral (guiones) que lo consolidan como un punto y aparte en cuanto al terror mexicano.

Las Sombras de Mario Cruz - Títulos disponibles. Aprovechen para completar  la colección. -El Evangelio de los Vampiros...$150.00 m/n -El Lado Obscuro  del Tiempo, edición conmemorativa del XXX aniversario...$150.00 m/n  -Memorias del

Inspirado en leyendas extranjeras, como la existencia de los vampiros y el ocultismo, en su obra destacan textos como Memorias del Abismo, Obra del Maligno y principalmente las múltiples entregas de Evangelio de los Vampiros.

Bernardo Esquinca

Centros psiquiátricos, crímenes no resueltos y seres de paja son algunos de los elementos que distinguen la destacada obra de Bernardo Esquinca como otro imprescindible del terror mexicano contemporáneo.

Si bien, Esquinca es conocido por mezclar géneros, su afinidad por agregar el agente terrorífico a su narrativa lo hace merecedor de una recomendación en esta lista por su también genial jugueteo con la idea de que toda la oscuridad del mundo se puede contener en la naturaleza humana.

Los Niños de Paja, una colección de cuentos y una novela corta, es probablemente su material más conocido; pero otros trabajos, como Carne de ataúd o La octava plaga, no merecen menos.

Pin en Cultura

Sobre su escritura, Bernardo Esquinca ha declarado que:

“Siempre me ha interesado indagar en la parte oscura de los humanos, donde están los temores, algunos atávicos, porque no sabemos de dónde vienen; muchos otros sí son paranoias colectivas, como las de los aviones o los insectos.”

José Noé Mercado

Periodista, melómano y hasta crítico de ópera, la vasta obra de José Noé Mercado alberga, entre ensayos, crónicas y entrevistas, algunos textos espeluznantes. Apocalipsis zombi, uno de los más recientes, puede llamar la atención de los lectores por su propuesta de una pandemia de muertos vivientes en la Ciudad de México que deriva en una sociedad zombi.

Imagen

Francisco Tairo

No podía faltar en el gran Francisco Tairo, autor de joyas como Entre tus dedos helados y La Noche del Féretro.

Francisco Peláez de nacimiento, Tairo es considerado un autor marginal, ya que, estrictamente, no formó parte de ninguna corriente literaria. No obstante, su material, entre los años cuarenta y sesenta, ha sido revalorado y elogiado.

En tiempos recientes ha sido comparado con Juan Rulfo por la atmósfera de sus narraciones, aunque con su propia personalidad. Entre la fantasía, la paranoia y la locura, sería un estandarte del terror mexicano de haber tenido más suerte.

Francisco Tario: los asesinos del paraíso

Por ahora, podemos limitarnos a las reediciones y compilaciones que se han hecho de su obra en los últimos años. Tan sólo en 2015, el Fondo de Cultura Económica realizó una colección completa de sus textos, y liberó un par de cuentos para descarga gratuita en internet.

Adela Fernández

La hija del legendario cineasta Emilio ‘el Indio’ Fernández no tuvo necesidad de hacer alarde del prestigio de su padre para labrarse por sí misma una trayectoria de respeto, pero injustamente algo desconocida.

Pese a que vivió rodeada de figuras notables, como Diego Rivera, María Félix o Dolores del Río, su literatura no fue necesariamente glamurosa. Por el contrario, Gabriel García Márquez, la calificó como:

“Seriecísima, tristísima y oscura”.

La jaula de la tía Enedina (1986). Adela Fernández

Entre sus aportaciones en la dramaturgia y además de su preparación como actriz de teatro, dejó en su legado de literatura lúgubre maravillas como Yemasanta y Cordelias. Por recomendación del propio Gabo, La jaula de tía Enedina es uno de los diez cuentos latinoamericanos que toda persona debe leer.

EC