:)

Sociales

Tom Daley: lo que un discurso de empoderamiento puede hacer

“Soy gay y campeón olímpico”, fueron las palabras del clavadista británico

Publicado

on

Tom Daley gay
Foto: Especial

“Soy gay y campeón olímpico”, fueron las palabras del clavadista Tom Daley tras llevarse el oro en los Juegos de Tokio 2020; palabras con las que causó revuelo, para bien y para mal, entre la opinión pública del mundo, y que nos recuerdan la importancia de utilizar una condición de privilegio para dar voz a los sectores vulnerables.

Fue después de cuatros intentos en la justa deportiva más importante a nivel global, que el británico de ahora 27 años logró conquistar, junto a Matty Lee, el podio en la categoría salto de trampolín sincronizado, lleno de incredulidad y emoción.

Si bien, la situación ya era anecdótica, considerando que Daley debutó en las Olimpiadas de 2008 a los 14 años, lo que terminó por hacer que los medios del mundo se rindieran ante su victoria fueron sus palabras de empoderamiento para con la comunidad LGBT+.

Tom Daley no sólo ocupó la atención mediática para hablar de representar a su país y su orgullo por el esfuerzo. No. Fue un paso adelante, y dijo:

“Estoy increíblemente orgulloso de poder decir que soy un hombre gay y también un campeón olímpico, Me siento muy empoderado con eso”.

Así, el británico aprovechó su victoria para pronunciarse en contra de la homofobia y discriminación que aún persiste en muchos países del mundo, y de la que fue víctima en el pasado:

Salí del clóset en diciembre de 2013. Cuando era más joven, siempre sentí que estaba solo, que era diferente y que no encajaba. Había algo en mí que nunca iba a ser tan bueno como la sociedad quería que fuera”.

Al mismo tiempo, envió un mensaje de fuerza para todos aquellos integrantes de la comunidad LGTBTTTIQ que se sienten aisladas o reprimidas por el entorno donde viven, recordando que, pese a las adversidades, todo es posible, tal como él lo logró.

Daley subrayó la importancia de Tokio 2020 al remarcar que estos juegos son los más diversos hasta ahora, pues cuentan con la participación de 131 personas de la comunidad LGBT+.

Interactivo | Medallas Olímpicas, un recorrido por su historia

“He soñado, como Matty, desde que comencé a hacer clavados hace 20 años, con este momento de convertirme en campeón olímpico. Y que llegara en mis cuartos Juegos Olímpicos, cuando creo que mucha gente probablemente no lo habría considerado como mis Juegos Olímpicos cumbre”.+

¿Discurso innecesario?

Las palabras de Daley, como era de esperarse, trastocaron a todos los sectores y trascendieron toda frontera. No únicamente por el colectivo LGBTTTIQ, que aplaudió y difundió sin descanso su discurso, sino por sectores conservadores que calificaron como innecesario que el medallista hiciera de su orientación sexual una “carta de presentación”.

“No por ser gay es campeón, y sus gustos no tienen relación con su victoria”, fue uno de los argumentos más reproducidos para indicar que no hacía falta hablar de su orientación a la hora de que el británico celebrara su victoria.

Sin embargo, la pregunta es, ¿Acaso Tom Daley indicó que de algún modo su homosexualidad influyó en su resultado olímpico, tras 20 años de trayectoria y desarrollo en la materia?

No. En realidad, el discurso del ahora campeón toma un sentido porque el clavadista hizo uso de un espacio donde la sociedad ponía atención para hablar de algo que sigue afectando a la comunidad.

Lejos de que su orientación defina su victoria, es sobre recordar que su orientación tampoco debería definir una derrota. Que, en una sociedad abierta, es algo que puede vivir plenamente, sin que ello tenga que repercutir en la forma en que las puertas del mundo se abren o cierran para él, como ha sucedido históricamente con gays, bisexuales, lesbianas y transexuales, tan sólo por mencionar a algunos miembros de la comunidad.

Se trata de un tema de visibilidad, y el hecho de sentenciar “soy gay, y soy campeón” es un recordatorio para un montón de personas que, por su orientación, ven obstáculos en sus sueños y anhelos; un mensaje para no olvidar que una identidad o una orientación no tienen por qué influir en ello, y que el mundo avanza hacia una sociedad en la que un hombre abiertamente gay puede ser campeón del mundo, sin que ello manche su papel.

Esto también es una muestra para cientos de personas, en distintas industrias y sectores, que para garantizarse el éxito en sus ocupaciones, han tenido que tapar bajo un velo sus preferencias o hasta su identidad.

Entonces, se trata en realidad de un discurso fuerte, importante y, sobre todo, necesario, en una sociedad que ya ha avanzado, pero aún le falta mucho por aprender.

El perfil de Tom Daley

Daley se había convertido, desde su temprano debut en Beijing 2008, en un personaje dentro del deporte olímpico.

Reino Unido lamentó mucho que en 2011, un año antes de las olimpiadas de Londres, su padre muriera.

Daley dijo entonces en una entrevista que esperaba algún día ser “la mitad del padre que mi padre fue para mí”, y su oro olímpico llegó en las primeras justas desde que en 2018 se convirtió en padre de Robbie.

Luego de casarse en 2013, Tom Daley se convirtió en padre en 2017, cuando junto a Dustin Lance, tuvo al pequeño Robbie mediante el método de gestación subrogada.

He estado haciendo esto por dos décadas, por lo que me da mucha felicidad tener esta medalla alrededor de mi cuello”, afirmó.

Durante los últimos años se había especulado si Daley tendría el nivel para competir en una olimpiada más tras Río 2016, especialmente después de que cambiara a Daniel Goodfellow por Matty Lee como su compañero en la prueba en 2018.

“Mucha gente me había descartado, pero estoy en la mejor forma y con el apoyo de Matty, hemos tenido esa mentalidad imparable este año y es la primera vez que puedo pensar así.

EC