:)

Sociales

Triangle Of Sadness de Ruben Östlund se lleva la Palma de Oro

Es el segundo éxito del director desde Square (2017)

Publicado

on

triangle of sadness palma de oro cannes

Cannes, Francia.- Una sátira feroz del mundo contemporáneo, “Triangle of sadness” del sueco Ruben Ostlund, recibió este sábado la Palma de Oro del Festival de Cannes, que decidió festejar sus 75 años con humor y crítica social.

Es la segunda Palma para Ostlund, que ya recibió el galardón en 2017 por “The square”, en esa misma vena mordaz.

Ostlund, un director de izquierdas, cierra con broche de oro una trilogía de películas sobre los aspectos más ridículos del mundo occidental, en especial los de las clases privilegiadas.

“Triangle of sadness” explica las peripecias de un grupo de millonarios y arribistas a bordo de un crucero de lujo, que tras un fallido asalto de piratas acaban naufragando en una isla desierta.

Selección muy ecléctica

Cannes volvió al público de masas tras dos años excepcionales a causa de la pandemia, con una selección de 21 películas muy eclécticas, que dejó en el aire hasta el final los pronósticos.

El certamen honró su reputación de festival comprometido con la actualidad, premiando por igual a autores innovadores que a los que denuncian la realidad que los rodea.

El Gran Premio, la segunda mayor recompensa del certamen, fue a parar ex aequo a “Stars at noon” de la francesa Claire Denis, una historia de espionaje y romanticismo ambientada en Nicaragua, y a “Close”, sobre una amistad de adolescentes interrumpida brutalmente, del belga Lukas Dhont, bajo un fondo de reivindicación gay.

“Stars at Noon” no pudo ser filmada en Nicaragua “por razones políticas”, recordó Denis, por lo que el rodaje tuvo que trasladarse a Panamá.

El Premio del Jurado también fue compartido, esta vez por una película poética sobre la amistad masculina, “Las ocho montañas” de los belgas Felix Van Groeningen y Charlotte Vandermeersch, y “Eo”, una película interpretada por un asno, del polaco Jerzy Skolimowski.

El jurado, presidido por el actor francés Vincent Lindon, premió la dirección del coreano Park Chan-Wook por “Decision to leave”, un complejo drama policial, en el que el detective de un asesinato se enamora de la principal acusada.

Cannes otorgó un premio especial con motivo del 75º aniversario a los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, que ya tienen dos Palmas de Oro a sus espaldas.

Reyes del cine de denuncia social, los Dardenne participaban por novena vez en Cannes. Su filme “Tori et Lokita” no se aparta de esa línea, y muestra la suerte de los menores indocumentados.

Premio tras una larga “humillación”

El premio a la mejor interpretación femenina recayó en la actriz iraní Zar Amir Ebrahimi, por su papel de una periodista en un thriller escalofriante, “Holy Spider”, filmado con muchas dificultades por su compatriota Alí Abbasi.

Esta actriz de 41 años tuvo que abandonar Irán en 2008 tras la difusión de un video íntimo.

Cannes volvió así a dar la palabra a un artista amenazado.

“He recorrido un largo camino para subir a este escenario. No ha sido fácil, ha sido humillante, ha sido solitario, pero ahí estaba el cine. Hubo oscuridad, pero ahí estaba el cine”, clamó la actriz, que vive en París.

“Holy Spider” narra un hecho real que ocurrió en Irán entre 2000 y 2001: un asesino en serie mató a 16 prostitutas en una ciudad santa, y parte de la población lo apoyó cuando fue juzgado.

Lee: Sergio Goyri arremete contra el Canelo por cambiarse al Atlas

El premio a la mejor interpretación masculina lo recibió el surcoreano Song Kang-ho por “Broker” del japonés Hirokazu Kore-Eda, que aborda la controvertida práctica de las cajas para bebés en Corea del Sur, donde las madres solteras pueden abandonar anónimamente a sus hijos.

“Boy from heaven”, una película de suspense ambientada en la principal institución del islam sunita en El Cairo, filmada por Tarik Saleh, recibió el premio al mejor guión. 

Y finalmente la Cámara de Oro a la mejor película de un autor novel fue para “War Pony”, de Riley Keough et Gina Gammell.

Cannes esquivó de todas formas algunas polémicas, como la presencia del ruso Kirill Serebrennikov, un cineasta enfrentado a su gobierno.

Serebrennikov recibió una acogida digna de una estrella al inicio del festival, donde presentó una elegante película de época, “La mujer de Chaikovski”, sobre la homosexualidad del famoso compositor a través de la mirada de su esposa. 

Pero la presencia en el certamen del cineasta, ahora exiliado en Berlín, fue criticada por grupos de ucranianos que consideran que no debería haber participado.

“Crimes of the future” del canadiense David Cronenberg, otro veterano de Cannes, también se quedó con las manos vacías, como el español Albert Serra, autor de la ambigua “Pacifiction”.

RECIBE LAS NOTICIAS MÁS IMPORTANTES DEL DÍA POR WHATSAPP; MANDA LA PALABRA ‘ALTA’ AL DARLE CLIC AQUÍ

EC